resumen

Today, tardío. Repaso a los propósitos del 2015

A principios de 2015, tarde, me apunté al reto de Scarlata y el Señor Don Gato II, de los 15 propósitos para el 2015.

Poco sabía entonces que iba a resultar un año tan duro y largo. A pocos días de acabar, tengo ganas de quitar el 15 de mi vida. Mi intención, como conté en el post de los 15 propósitos para el 2015 original, era que llegado diciembre, mirara hacia atrás manteniendo una pose heróica melena al viento y brazos en jarra, haciendo una valoración en voz alta.

No va a poder ser porque en noviembre me corté el pelo. Y porque los últimos meses me han echado al cuerpo 5 años y cualquier movimiento brusco me deja contracturada, así que de poses heróicas, pocas.

Pero, vamos a ver cómo han ido las cosas.

Chupipunto conseguido

  1. Encontrar un curso para el sr. Oh y para mi
    No solo fuimos al curso de masaje, que resultó en un churro épico, si no que conseguimos plaza en la EM de Música y hemos completado el taller enterito, además vamos a matronatación.
  2. Encontrar 99 formas más de trolear
    Los ojos azules y la melena rubia del minimoderno han dado para mucho.
  3. Dejar al sr. Oh que vaya a su ritmo
    En este punto nos merecemos un premio, a pesar de los consejos desde Poniente y Occidente, el sr. Oh va a su ritmo. Y si con 16 meses no camina solo, pues lo hará con 17 o con 18.
  4. Leer
    Voy a contar los cuentos de 3 páginas en cartoné y con 2 palabras como novelas y me voy a dar un chupipunto completo.
  5. Caminar cada día al menos 2 kilómetros
    Esta tiene truco, vamos andando a la escuela infantil del sr. Oh, que está a kilómetro y medio desde casa. Así que, do your maths.
  6. Arreglar mi web
    He convertido mi Dribbble en mi porfolio, así que la doy por buena.
  7. Encontrar clientes
    Punto completo. Y que tengo que duplicar en la siguiente lista.

Pse… medio chupipunto

  1. Aplicar el método Montessori
    En casa hemos hecho lo que hemos podido, pero como va a una escuela infantil donde aplican una parte de Montessori, lo daremos medio cumplido.
  2. Arreglarme un poco
    En septiembre probé la crema Velastisa Antiestrías y en noviembre me corté el pelo, pisar una peluquería suma medio punto de carisma.
  3. Tener una tarde al mes con el sr. Moderno
    Lo voy a contar como medio porque nos escapamos 2 mediodías al cine y un día nos fuimos solos a turistear a otra ciudad. En realidad, debería contar como 1/4 de punto…
  4. Hacer algún taller / curso / networking
    Tengo la idea para montar un networking, con su nombre, su temática, incluso un posible loca. Solo me faltan las horas y las energías para hacer la primera sesión.

Fail absoluto

  1. Ir sin prisa
    Con un niño que siempre va desesperado por sueño, por dolor de dientes o por que le pesa la vida, con angustia de separación y que hasta noviembre no empezó a dormir las siestas conmigo, conseguir la calma y tranquilidad es para mentes superiores.
  2. Comer bien
    Jajajajaja. Y a principios de año me quejaba. Jajajajaja. Ahora he caído en los precocinados, en el mejor de los casos, mientras el sr. Moderno tiene servicio de comidas en el trabajo.
  3. Arreglar mi estudio
    Sí, pero no. Primero lo arreglamos, luego las cosas cambiaron, yo acabé en un coworking porque trabajaba para una start-up, así que modificamos el estudio. Entonces el coworking cerró, por lo que volvimos a modificarlo. La start-up cerró y acabé trabajando de freelance en un estudio de packaging, y lo volvimos a modificar. Para acabar entrando en otra start-up donde hicieron reducción de personal. Ahora estamos en un punto en que ya no sabemos si el estudio es un estudio, una Tardis o un trastero.
  4. Publicar un trabajo
    De esta ni me acordaba. Nada que añadir.

Y vosotras ¿habéis cumplido todos vuestros propósitos?

En el blog de Scarlata y el sr. Don gato II tenéis el resumen de los blogs que han participado en este reto 🙂

Anuncios

Adios 2014. Hola 2015

Menudo añito, el 2014, ¿eh?

Cuando acaba cada año todos hacemos repaso de lo que ha quedado y, normalmente, nos quejamos de lo malo que ha sido. Al menos, en las típicas conversaciones de bar siempre hay alguien que dice “este año ha sido muy malo para mi”. Asumámoslo, somos así de positivos.

Si miro hacia atrás, aunque quedan unos pocos días de 2014, este año ha sido bastante intenso.

Para lo bueno y para lo malo.

El sr. Moderno y yo intentamos comenzarlo con una buena noticia y justo después de las campanadas, antes de empezar a repartir besos, como si no hubieras estado con esa gente el segundo antes, anunciamos que íbamos a pasar de “pareja joven sin hijos” a “familia joven”. En algún lugar un vendedor de ropa para bebés aprovechaba ese momento para frotarse las manos pensando en las compras histéricas de las futuras abuelas.

2014 me ha traído grandes decepciones, proyectos que no han ido a ningún sitio, situaciones incómodas y un largo etc. Pero la vida es demasiado corta para perder el tiempo lamentándose y no voy a malgastar energías relatando mis penas.

Podría dividir este año en 2, los primeros 8 meses y los últimos 4.

Este año he conocido, gracias sobretodo al embarazo (no todo se lo debo al 2014), a un grupo de madres inhalámbricas que valen su peso en oro, que acuden en auxilio whatsappero desde cualquier lugar el país, que siempre están ahí y a las que – a algunas – he podido desvirtualizar junto a sus dignos descendientes (momento patrocinado por mis efervescentes hormonas).

Este año ha nacido este blog, que me ha traído gente nueva, que me ha dado su apoyo y sus palabras en persona o allende las pantallas. Creo que he conseguido hacer reír a unas pocas.

He ido a eventos, fiestas, comidas y cenas.

El aspecto profesional tampoco se ha quedado corto en experiencias.

He dormido mucho -al principio-, MUY POCO Y MUY MAL – en los meses siguientes-, he aprendido que encontrarse mal durante semanas, por muy embrazada que estés, no te llena de alegría y jolgorio.

Pero todo esto no puede hacerle sombra al evento del año, la persona que hace que haya pasado a dormir, con suerte, en 1/3 de mi cama, el acontecimiento que hace que no sepa ya lo que suena en ninguna fiesta ni me importe y que hace que me ría con chistes de pañales. Este año nació el sr. Oh. Desde entonces todo ha pasado a una velocidad increíblemente rápida y simultáneamente relentizada.

A partir de este año nada volverá a ser lo mismo. Y estoy deseando ver qué nos depara el 2015 (y comprobar cuántos de mis propósitos de año nuevo cumplo).

Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Por un fantástico 2015. Todas las imágenes pertenecen a sus autores

Y a vosotras ¿cómo os ha tratado el 2014?