evolutivo

Bebé evolutivo

En la transición de ameba a persona los bebés pasan varias fases, como os podéis imaginar no es un “de hoy para mañana”, aunque la evolución va a toda mecha, sobretodo en lo que se refiere a crecer y hacer que nos arruinemos en modelitos monérrimos y moderneables.

Repasemos las fases que, hasta hoy, ha completado el sr. Oh:

Pulpo-cracken del pantano

disfraces-para-bebes-pulpo

Una se levanta tan feliz por la mañana, con sus ojeras de cuatro y mitad y los 3 pelos que le han quedado después del postparto, se lava la cara de aquella manera y coge a su minimodernidad para asearla. Se procede al cambio de pañal mañanero y, para darle los buenos días, un rayito de pis en plan fuente decorativa te da en la cara, convirtiendo, de esta manera, el cambiador en un charco, un pantano si también suelta alguna plasta de acompañamiento. El sr. Oh es de caca tempranera. Al grito de mierda-mierda-mierda, coges al causante rebozado, lo levantas, medio limpias el desastre y lo vuelves a dejar.

La solución para que aquello no vaya a más es ponerle un pañal, pero esa tarea, que semanas antes era sencilla, se convierte en una lucha de poder.

Él se quiere girar y tú no quieres que se gire.

No hay forma.

Lucha.

Sudor.

Derrota absoluta cuando, al usar una mano para sostener el cierre del pañal y la otra para evitar que se despeñe, utiliza el resto de su cuerpo serrano para impulsarse y darse la vuelta.

Volver a empezar para, rendirse a lo evidente y acabar poniendo el pañal desde la espalda, pegando los cierras al tacto.

Aguantar el pie de la criatura con una mano, buscar el body con la otra, que la criatura busque el suicidio y necesitar ambas manos para evitarlo.

Conseguir alcanzar el body por segunda vez. Ponérselo a lo que parecen ser 50 extremidades moviéndose al mismo tiempo.

Repetir para el pantalón.

Repetir para la camiseta.

Repetir para el babero.

Rezar para que durante la lucha no le dé por cagarse y haya que empezar de nuevo.

Completar la misión, seis horas más tarde.

Morir.

Salmonete de río

bebe-sushi

Quieres uno. Y lo sabes.

Un día aprenden que si hacen un arco con la espalda, hacen fuerza como para cagar duro y luego se impulsan hacia delante con el culo, saltan. Así que, cuando se cansan de estar en un sitio llamémosle hamaca, trona o silla, empiezan a hacer el puente y te miran con enfado, queriendo decir “tú misma, si no me coges a la cuenta de 3 voy a saltar” y, evidentemente, saltan.

Si no estuvieran atados significaría hacer el salto del ángel hacia el asfalto. Lo que equivale a una nata épica.

Normalmente están atados, significa un cabreo épico por el fracaso del movimiento salmonete.

Sea como sea, el resultado es épico.

Las claves para detectar el salmonete evolutivo es que aprenda a sacar los brazos de las correas que lo atan. Ahí puedes dar tus días de paz por finalizados.

Delfín acrobático

delfinete

Al sr. Oh, las primeras semanas y meses de su vida el agua le daba igual. Lo metíamos en la bañera y nos miraba con cara de “¿qué mierdas es este líquido?”. Poco a poco, descubrió que podía patear… ¡y salpicaba! ¿Y si lo hacía con las manos? ¡también salpicaba!

Ahora, en cada baño, podemos disfrutar de una variedad de volteretas acuáticas, pataleo estilo sirena y manoteo de delfín.

Un espectáculo para el que tenemos todas las entradas.

Gusano

300-197-ur25801

Modo arrastre activado. Llegar del punto A al B arrasando con todo lo que haya por enmedio.

Más que un gusano, es un zerg. Si no sabéis qué es un zerg no habéis tenido adolescencia friki, losers.

Y vosotras ¿qué evoluciones bebeniananas conocéis? Catch them all.

Anuncios