YouTube HipsterChannel

Una visita a: The Art of the Brick. Edición Barcelona

Hace ya algunos días que no publicaba en viernes, el día que habíamos reservado para el Hipsterchannel de la Hipsterfamily, pero llevamos unas semanas bastante liados y no hemos podido editar na’a de na’a.

Aunque no es el estilo del blog, en el entre tanto hasta que consigamos acabar algún video semi-decentemente, vamos a llevaros a la exposición The Art of the Brick, la exposición de Nathan Sawaya, que por fin aterriza en Barcelona y es una de aquellas exposiciones que no puedes perderte, aunque el precio sea un susto.

(más…)

#4. Una mañana en: Festa&Teca 2016

La semana antes de que Barcelona quedara desierta por la Semana Santa, fuimos al Festa&Teca.

Un evento sencillo, donde pasar la mañana y descubrir els Mercats de Barcelona (los mercados). Suponemos que es el primer año que se celebra y que se repetirá, con ligeras mejoras.

De nuevo, os llevamos a un evento al que no se pueda acudir cada fin de semana, pero que vale la pena visitar en próximas ediciones.

La fiesta ocupa la plaza delante del Museu Blau, uno de nuestros museos favoritos, ubicado en uno de esos edificios mal acabados en el espacio de Fòrum.

Allí pudimos ver una muestra de los mercados de la ciudad, frutas y verduras de proximidad, si somos realistas en Barcelona ciudad no puede existir el km 0, cata de aguas, degustación de algunos platos de los restaurantes de los hoteles de más estrellas de la zona (Hilton, Princes, etc) y actividades para niños, de nuevo faltaban actividades para los descendientes de 0 a 3.

Y si veis el vídeo, sí al final pudimos probar los famosos callos, que resultaron ser del Hilton, el concepto nos resulta brutal.

Y vosotras ¿consumís de proximidad?

 

#3. De paseo por: Kore Kara Japón

Esta semana venimos con una actividad más urbanita que las anteriores. Vamos al Kore Kara Japón.

Es un evento con diversas actividades en las que podéis participar progenitores y descendencias. Y sobretodo, podéis comer delicias niponas, que a la HipsterFamily nos encantan, participando en el sorteo de tickets para los mejores restaurantes japoneses de la ciudad y degustando algunos platos en vivo.

Kore Kara Japón se celebra en conmemoración de los afectados y víctimas del terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011 en parte de la costa del Pacífico japonesa.

Para los curiosos, kore significa “aquí” y kara “desde”. Así que viene a traducirse como “Desde aquí” Japón.

Durante el festival podéis ver proyecciones de anime para todos los públicos, no me vengáis ahora con el que el anime es sexo y sangre, hay demostraciones de diferentes artes marciales, talleres de origami, shogi y una infinidad de actividades.

Toda la información la encontraréis en su web, Kore Kara Japón, cada año varían y amplían agenda y actividades. Cabe destacar que aunque hay un lugar físico para el festival, las actividades se llevan a cabo en diferentes ubicaciones, para algunas hay que inscribirse con anterioridad.

Dejando de lado todo esto, si os gusta Japón es una actividad perfecta para pasar la mañana o tarde con las descendencias. A los niños les suele encantar que les escriban el nombre en japonés, aunque a mi que me escriban el nombre en japonés me parece una chorrada.

En la web podéis ver los avances de la zona afectada, me parece una de las secciones más interesantes del sitio web.

Off-topic

Como nota personal, me siento especialmente vinculada a lo que se vivió en Japón por aquellas fechas. El 11 de marzo de 2011 a las 7h salía de Barcelona hacia Japón, con una escala en París (CDG) donde nada más bajar del avión, una pantalla de unas 80.000 pulgadas me recibía con imágenes de Japón arrasado, parecía que me obligarían a dar media vuelta, pero finalmente embarqué en un vuelo destino Tokyo (HND) a las 13h, donde aterrizamos en un aeropuerto semi-inundado a la 9h del 12 de marzo.

Y vosotras ¿os venís al Kore Kara Japón el año que viene?

Excursión #2: Empezamos el camí de l’aigua

¡Yuju! Estamos a aquí de nuevo, ha sido una semana larga y compleja, sin embargo hemos conseguido llegar al viernes vivos. Como dice el sr. Oh en momentos de exultante alegría: ¡yuuuuu!

Esta semana nos hemos ido a recorrer el camí de l’aigua (el camino del agua) que empieza en Montcada y lleva hasta las profundidades de Barcelona, ya que se convierte en el Rec Comtal que actualmente pasa bajo suelo. Vamos que Barna está hecha un gruyere de caminos secretos, estaciones abandonadas y antiguas galerías comerciales.

El tema del camí de l’aigua da para bastante, sobretodo para hacerse a la idea de como se abastencía la ciudad, los pasos que seguía el agua hasta Barcelona, pasando por diferentes puntos de distribución para acabar desembocando en el Rec, que, sinceramente, imagino bastante parecido a río Ank de Ank-Morpork una vez entraba en la ciudad.

Es una excursión sencilla, que para un caminador incipiente es un paseo suave y bastante entretenido, vamos que sin descendencia lo tenéis visto en 30 minutos y con pequeño walker babeante podéis pegaros 1 horita bien maja. Además, aunque no aparece en el vídeo, al final del parque hay un mini parque infantil con tobogán.

Hay sitio para aparcar cerca y también se puede llegar en Cercanías bajando en Montcada bifurcació.

Una última actualización. Han salido noticias de que en las obras del CC Glòries han encontrado un nuevo tramo del camino.

Esperamos que esta excursión os de alguna idea de escapada dominguera. Si tenéis cualquier comentario sobre el camí o habéis encontrado el famoso capítulo de Cuatro Milenio sobre el tramo que une la Casa de Trinitat Vella con la de Trinitat Nova, estaremos encantados de verlo y comentarlo.

Y vosotras ¿conocíais el camí de l’aigua?

¡Ah! Y si os ha gustado, dadle un puñito arriba, hacer like suma puntos de carisma 😉

Excursión #1: Vamos al Tren del Parc de l’Oreneta

Ha pasado febrero y no he podido escribir una línea. Mientras encuentro la manera de poner mis ideas en orden, vengo a hacer un anuncio: nos hemos hecho youtubers, y yo con estos pelos.

Ya que nuestros fines de semana se han convertido en una vorágine de idas y venidas con un sr. Oh que no gusta de los espacios pequeños y cerrados, ¿por qué no enseñaros esas pequeñas cosas que se pueden hacer con un niño de 18 meses en Barcelona?

Seamos sinceros, ni el sr. Moderno ni yo somos unos grandes presentadores y delante de la cámara no valemos un pimiento nos cortamos bastante, pero la idea salió de sopetón a golpe de “¿y si grabamos un vídeo?”, seguramente víctimas de la privación de sueño y la enajenación mental, nos pareció buena idea.

Cuando nació el sr. Oh conocíamos vagamente el Parc de l’Oreneta (Parque de la Golondrina), la verdad es que poco se nos había pedido allí, pero con Oh intentamos buscar cosas para salir de casa e hicimos nuestra primera incursión. Resultó que el parque es poco carrito-friendly pero llevamos el porteo y pudimos pasear bastante. En realidad se lo cataloga de bosque urbano.

Fue entonces que vimos por primera vez que el parque tiene esta atracción.

El tren del Parc de l’Oreneta

El tren del Parque de la Golondrina

Se trata de un circuito de trenes que funcionan con vapor y diesel, decidimos postergar la experiencia a algún momento en el futuro en que el sr. Oh tuviera un poco más de movilidad, al menos que se sentara.

En julio de 2015, creo, decidimos hacer el intento sin pensar en comprobar horarios y nos lo encontramos cerrado, casi todo el parque estaba VACIO. Así que en febrero hicimos nuestro segundo intento. Confesaré ahora que en esta segunda ocasión tampoco miramos los horarios, somos unos intrépidos aventureros viendo al filo. Y por pura chiripa se nos ocurrió hacer la excursión en domingo. Porque resulta que el circuito solo funciona en domingo y festivos.

El tren lo gestiona una asociación de frikis apasionados del tren a escala y tripulado bajo el nombre de Centre d’Estudis – Modelisme Vapor Barcelona (Centro de Estudios – Modelismo Vapor Barcelona). Y hay que agradecerles el esfuerzo porque es algo que hacen en su tiempo libre, por amor a los trenes, vaya que lo hacen porque son unos frikis.

La entrada cuesta 1,50 € para mayores de 1 año, en mi opinión, absolutamente personal e intransferible, no tendría que cobrar entrada hasta los 2 años. La entrada es un cartoncillo que imita los antiguos billetes de tren, al acceder al tren un revisor pica el billete y te lo quedas de recuerdo.

El horario es de 11:00 a 14:00 h, cosa que a nosotros que nos hemos vuelto europeos nos fue muy bien, llegamos bien pronto, dimos un paseo, jugamos en el parque y allí estuvimos listos para subir al segundo tren. El sitio se pone a reventar bastante temprano, así que yo recomendaría llegar pronto, aunque no es ninguna locura, quizás en la cola veas pasar 3 o 4 trenes, muchas familias suben y bajan varias veces, pagando 1,50 € cada vez. El sitio está poco comunicado por transporte público, no hay metro, y hay que caminar un buen trecho desde la parada de autobús, pero no vamos a ir a un parque y que nos dé pereza subir andando, ¿no? Cabe recordar que Barcelona plana, plana, no es y que el parque está en Collserola, en esa zona de Barcelona que tiene pendientes de más del 20%.

Recomendamos entrar directamente al parque por el acceso superior, si vais con carritos.

Podéis encontrar más información en la web de la asociación. Y en guíaBCN.

Nuestra experiencia fue grata. Aunque el sr. Oh no lo disfrutó demasiado, estaba inquieto, fue imposible que se sentara en el asiento e hizo todo el viaje bien fuera sentado en mis rodillas, intentando bajarse del tren en marcha o apaparrado a mi. Durante el viaje te cruzas con otros trenes tripulados por otros miembros de la asociación que van vacíos, no sé si para amenizar el viaje o para poner las máquinas a punto. El entrono es agradable, se recorren 636 metros atravesando y serpenteando bosque. En verano, cuando visitamos el parque había insectos como puños y hacía un calor del copón, recomendamos ropa fresca y after-bite. Allí no hay venta de agua y refrescos, así que id preparados. Cierto es que en el parque hemos visto lo que parece un bar, pero siempre está cerrado. Sé que en el acceso inferior hay un restaurante, pero no es como para ir un momentito a comprar un agua mientras haces la cola.

El parque tiene muchas más actividades, pero esta entrada se refiere a la excursión al tren. Quizás en un futuro hagamos otra entrada sobre los paseos en poni o sobre el estanque escondido.

Comentario absolutamente off-topic: Por casualidad, una temporada trabajé con una start-up con sede a pocas calles del parque y conocía la zona. Si de lunes a viernes cuesta bastante aparcar, imaginaos en fin de semana como se pone. Además, muy cerca, se encuentra el gimnasio municipal de Can Caralleu, de esos gimnasios con piscina y pistas de tenis, hay una residencia de estudiantes enorme justo en frente y un millón de casitas unifamiliares adosadas. En resumen, que está en el culo de la montaña y que necesitas el coche hasta para ir a comprar el pan.

Y vosotras ¿vais a montar en tren?