Cogiendo el ritmo

El beso de buenas noches

Al sr. Oh! se le conoce por el morro que gasta.

Ya sabe que el sr. Oh es de manías. Primero para dormir me necesitaba a mi, toda la noche. Luego el sr. Moderno hizo el trasvase de deber y fue él, el único capaz de acompañar al sr. Oh.

Desde que nació el sr. Natural, el sr. Oh no me quería ver por las noches ni en pintura.

Pero a medida que el sr. Natural ha dejado de ser un bebé ficus, el sr. Oh está más contento y ahora deja que le dé un beso de buenas noches. Al punto que una de las noches en las que estaba acostando al sr. Natural, el sr. Oh pidió el beso para dormir.

Emocionada, fui dando saltitos por el pasillo para darle el beso, me puse a su lado “muaaaaa” y cuando estoy a punto de darle palique para que me cuente lo bien que va a dormir y lo bonito que es su pijama, me dice:

“Ya está, vete”

Lo sé, puro amor.

Y vosotras ¿tenéis descendencias tan encantadoras?

#Today2016, el repaso

Pues aquí estamos. Parece que hoy, por fin, después de muchas semanas, consigo encontrar un momento para escribir. Como tengo tantos temas pendientes, he decidido empezar por el que es más antiguo y más reciente simultáneamente, mi particular gato de Schrödinger.

Toca hacer un repaso de los propósitos de 2016, casi un mes tarde.

(más…)

Volver

Hace poco el sr. Moderno y servidora fuimos a las clases de preparto. Mucha gente nos preguntó que para qué íbamos, pero mira, repasar nunca viene mal y la verdad en 2 años se nos habían olvidado muchas cosas. Cosas de las neuronas muertas, y tal.

Maldigo la hora en que nos apuntamos, porque en cada clase nos hacían explicar nuestra experiencia. Y yo hablando delante de gente lo paso fatal. Así que una guindilla les explicaba, como podía, lo que me preguntaban y según palabras del sr. Moderno “era demasiado sincera”.

Pero, oigan, el día que tenía ganas de decir algo, no lo dije.

woman-with-baby-stroller

(más…)