Probando Mission Wraps

Gracias a Madresfera este mes hemos tenido la oportunidad de probar en nuestras carnes los wraps de Mission Wraps.

Bikini wrap

Tengo pendiente, entre unos 25 posts más, hablar de nuestros horarios porque realmente los he encontrado adaptadas al día a día que llevamos ahora. Con nuestros antiguos horarios quizás los wraps hubieran acabado en cenas, pero hoy han acabado siendo protagonistas de nuestros desayunos de media mañana, cuando necesitamos algo fuerte porque llevamos despiertos 4 o 5 horas. Un 5 para nuestro ritmo de vida.

Evidentemente nos han resultado muy útiles, en este aspecto se llevan un 5, la mayoría de días han acabado con jamón cocido y varias capas de diferentes quesos. A la plancha. Son contundentes, tienen cuerpo y con ese plato y una bebida al gusto, hemos llegado a mediodía sin arrastrarnos por los pasillos, como pasaría con otros tentempiés rápidos.

Son flexibles, no como las tortitas mejicanas, con las que es inevitable compararlas, ni se han roto con ninguna de las combinaciones, ni las más pringosas, son consistentes. Una noche al sr. Moderno se le ocurrió hacer una guarrada combinación de atún, mayonesa y maíz, la propuesta a mi no me enamoró, porque me gustan las cosas menos pringosas, pero el wrap no perdió ni una gota, es decir, no acabé con mayonesa hasta los codos. Un 5 en flexibilidad y consistencia.

No sé que tipo de conservantes llevan, o si es cuestión del envasado, pero en las tres especialidades que probamos, los wraps siempre han estado en perfectas condiciones, abríamos el paquete y daban ganas de achuchar un wrap, como si hubiéramos acabado de abrir el paquete, frescos y esponjosos.  Incluso una vez pasados por la plancha, no pierden esponjosidad, si esta palabra existe. Este es un punto positivo y negativo simultáneamente, porque ¿qué llevan para aguantar tan majos cuando llevan abiertos un par de semanas? Un 5 en ternura. Un 5 en frescura, pero con dudas.

Mi favorito para los desayunos fuertes ha sido el original, con queso sobretodo, con salsa mayonesa me parecía bastante soso. El multigrain para complementos más salados, sobretodo combinaciones que incluyan embutidos. El de espelta y avena, Spelt & Oat, para cenas, donde nos complicamos más la vida, cuando el sr. Oh se acuesta y podemos dedicarnos a nuestros estómagos. Todos tienen buen sabor, pero depende de tus combinaciones o necesidades para escoger la especialidad adecuada. Un 5 al sabor.

Ahora el tema serio, ¿son sanos? A mi me parece que sí, que depende de cómo y con qué los acompañes. Si partimos que la cantidad de hidratos que tenemos que consumir es superior a la cantidad de proteínas, con los wraps vamos bien. Por otro lado, teniendo en cuenta que consumimos más hidratos de los que necesitamos, en general, pues al menos son hidratos ligeros. Un 5, porque, como en todo, depende de nosotros.

La cuestión ¿fáciles de preparar? Pues los wrap en general se basan en un complejo sistema de “abrir bolsa, retirar wrap, cerrar bolsa” el concepto es fácil ¿no? Ahora bien, lo complejo es rellenarlos, puedes poner lechuga, tomate, eneldo, cebolla y arreando, 2 minutos. O bien, puedes complicarte la vida con una tortilla de calabacín, cebolla crujiente y canónigos y tardar más en eso que en acabar la Sagrada Familia. Con lo cual, a este punto no le doy valoración, depende de qué hagáis con los wraps.

Y vosotras ¿wrapeais?

Anuncios

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s