La vida laboral

El karma, ese caprichoso ente que juega con nuestras vidas creando falsas esperanzas. Y con nuestra vida laboral, conviertiéndola en una desenfrenada monataña rusa emocional.

rofling_coaster_by_darioart

La generación de nuestros padres, y abuelos, consideran la vida laboral así:

  1. Estudias una carrera, porque todo el mundo tiene que ir a la Universidad.
  2. Te va muy bien porque eres un pequeño genio en la materia.
  3. Te catean alguna asignatura porque el profesor es malo y tú muy bueno.
  4. Entras a trabajar en una empresa que te va a tratar como a un hijo, pagándote un sueldo más que justo. Porque el cosmos te lo debe por haber estudiado una carrera.
  5. Te tienes que pagar la hipoteca con tu sueldo porque no has pegado el bragetazo de la vida. Eso les pasa a otros que tienen herencia familiar y muchos pisos, porque sus abuelos consiguieron 7 propiedades en el centro sin esfuerzo.
  6. En la empresa asciendes a la velocidad de la luz porque eres lo más mejor del mundo mundial.
  7. Si no asciendes, es porque hay alguien más pelota, pero mucho peor en el trabajo que tú. Porque eres lo mejor que ha parido nadie.
  8. Te quedas toda tu vida en la misma empresa. A lo sumo cambias a otra empresa donde te van a querer más, si cabe y te van a pagar el triple.
  9. Te compras una casa de veraneo y te vas de vacaciones de Semana Santa a algún destino de pulserita.
  10. Te jubilas.
  11. Chimpum.

A muchos les cuesta entender que no es así. Porque ellos creen que las empresas te tiene que pagar 3.000 euros al mes, muchas veces por hacer el mínimo imprescindible. A muchos les cuesta entender que esto ya no es así.

Algunos no hacemos más que dar tumbos, por mucho que queramos quedarnos en un sitio, las cosas nunca acaban de encajar.

Otros funcionamos por proyectos, con lo que estaremos entre 3 meses y 2 años en la misma empresa. A veces como falsos autónomos, o autónomos económicamente dependientes, que es una expresión muy maja para decir: lo peor de los dos mundos.

Otros no queremos pasar nuestra vida sentados en la misma oficina. Rodeados siempre de la misma pila de trabajo.

Algunos lo quieren intensamente, pero no lo consiguen. Y solo encuentran trabajos de corre-turnos, bajar por maternidad o sustituciones temporales.

A veces, esa montaña rusa laboral nos toca de cerca. Nos da en la cara.

Poco después de confesar públicamente que era madre soltera a mes parcial la vida nos dio otra vuelta. Y no hablo del embarazo.

El sr. Moderno llevaba 3 semanas de viaje, si no me equivoco por Murcia. A la vuelta le esperaba una reunión con su jefe. Una reunión de la que llevaba hablando meses. La estructura de la empresa iba a cambiar, él pasaba a ser jefe de equipo, seguiría viajando pero menos y de forma más concentrada, con machaquitas a su cargo que serían los que asumirían los viajes que él hacía. De hecho, la semana antes de las 3 semanas se la había pasado formando a un par de nuevo.

Obsérvese que dos personas iban a ser necesarias para asumir el trabajo de una.

Volvió un jueves y el viernes tenía la famosa reunión con su jefe para hablar de las nuevas condiciones. Estábamos nerviosos por saber como iría la negociación. Todo lo que iba a cambiar y queríamos saber cuando iba a empezar.

A poco más de las 10 de la mañana me llamaba para decirme que volvía a casa. Todo lo contrario a un ascenso.

El sr. Moderno, quien había sufrido disfrutado de lo lindo sobreviviendo trabajando por proyectos de mierda y temporales, esta vez quería algo serio. Quería quedarse y dio con una empresa que le prometió amor eterno desde que superó el periodo de prueba. Cada vez que hablaban del proyecto le repetían por activa y por pasiva que el proyecto estaba para quedarse, que de allí no iba a moverse, si no quería. Que lo suyo era para siempre. Amor a tope.

A tope para darle una patada en el culo. A él y a unos cuantos más, porque los dueños de la empresa, desde Italia, la habían vendido durante esas 3 semanas, a otro grupo de empresas y les sobraba toda la plantilla. Toda la plantilla que cobrara mínimamente por encima del salario mínimo interprofesional, se entiende.

Y ahí estamos, dándole vueltas al karma una vez más, para saber que no depende de nosotros acabar en un buen sitio. Que las cosa salen como salen, sin que las podamos controlar.

Y vosotras ¿vivís en la montaña rusa?

 

Anuncios

8 comments

  1. Pongo el Me gusta obviamente no porque me guste sino porque estoy de acuerdo y me identifico mucho con vuestro caso (desde mi tipo de empleo, que no tiene nada que ver).
    En Cataluña yo también iba de temporal, eso cuando tenía empleo. Cuando me mudé a Irlanda las cosas mejoraron algo, al menos tenía empleo… ¿o a lo mejor debería decir empleos? Porque en estos últimos 4 años y medio he trabajado dos veces de Au Pair (es decir vivir en casa de una familia sin gastos y con un pequeño sueldo – los míos fueron 100 y 150€ a la SEMANA – a cambio de cuidar los niños), niñera qué sé yo de veces (sin ninguna garantía de nada, sí te queremos mucho, sí quédate para siempre… bueno sabes qué la abuela puede tenerlos también), en una megatienda rollo Carrefour y trabajos “con contrato” y que tenían que durar infinitamente y que no fue así. De esos últimos, al menos, dos: uno que debía durar verano+un curso escolar mínimo y duró simplemente el verano, y otro que debía darme 30 horas a la semana y acabé trabajando dos horas AL DÍA en el pueblo de al lado, o sea que básicamente iba a trabajar para poder pagar la gasolina que necesitaba para ir a trabajar.
    Y cada vez tener que buscar trabajo, es lo más cansino. Títulos por aquí, experiencia por allí, no tu título no es válido aquí, sí tu título sí es válido aquí pero te tengo que dar este trabajo de mierda que nadie quiere hacer porque ya sabes, los otros trabajadores tienen título irlandés… eso sin contar con los que contactan contigo a última hora apuraos porque ya han contactado a todas las demás personas de la montaña de CV que tienen y ya no saben donde caer muertos.
    Y yo aquí siendo una niñera/educadora de puta madre, currante como la que más, y teniendo que buscar empleo cada pocos meses y depender del míster que no sé como no me ha echao ya de casa xD Vamos que si fuera soltera probablemente habría tenido que volver a Cataluña a vivir con mi familia.
    Este año tengo mejores perspectivas pero no quiero mantener las esperanzas muy altas porque ya llevo como dos años pensando que este año tengo mejores perspectivas y míralas, ¿las ves? El punto de fuga está torcido y la perspectiva cónica frontal está hecha una mierda.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hit combo de perspectivas (no puede editar, solo yo puedo, ya que soy ama y señora, juas juas juas).
      No es un rollo, es pura realidad. Y encima habrá quien diga que no haces suficientemente, que no te esfuerzas o que haces algo mal para ir por la vida dando tumbos.
      Y ¿no se convalidan estos títulos en Irlanda?

      Me gusta

      1. No sé por qué no he visto tu respuesta hasta hoy.
        Mandé toda mi documentación (diploma, certificado de compleción del ciclo de estudios) junto con las traducciones oficiales a la organización que se encarga de decidir las equivalencias de los títulos internacionales y me dijeron, después de como 6 meses revisando el caso, que era un equivalente a lo que llaman FETAC de nivel 5 irlandés, pero que dependía enteramente de la empresa tomarlo o no como válido.

        Todo bien hasta que ahora hicieron una nueva ley, que creo que entrará en vigor en diciembre, diciendo que solo podrán trabajar con niños las personas que tengan un título irlandés o un equivalente oficial de una lista determinada. El mío no estaba en la lista, pero mandé oooootra vez todos mis papelacos+traducciones+la carta donde decía que era un equivalente al nivel 5 a la organización que ahora se encarga de esto, y mira, ya hará como dos meses y lo único que he recibido es un email de confirmación de que han recibido mi mensaje.

        Así que al final lo mandé a tomar por culo todo y me puse a estudiar un FETAC nivel 6, que me ha costado un ojo que no tengo y me quita mi tiempo libre pero que va a cortar por lo sano con todas estas memeces, que aquí mis tropocientos años de experiencia en ámbitos informales no cuentan y estoy siempre esperando a que me digan que soy lo suficientemente buena pero luego resulta que otras tienen un título irlandés y entran a trabajar pero en su vida han cambiado un puto pañal. Y así vamos.

        Le gusta a 1 persona

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s