La conciliación

El tema de la conciliación laboral me toca los ovarios. Así lo suelto en la primera línea.

Siempre que se habla de si mamá concilia, papá concilia, su-puta-madre concilia, me hierve la sangre. Gracias al Salvados de domingo (13 de marzo de 2016), El milagro de la conciliación (#ElMilagrodeConciliar) vamos a estar toda la semana escuchando noticias baratas sobre el tema.

Las imagen pertence a Atresmedia

Las imagen pertenece a Atresmedia.

Creo en la conciliación, creo que con la reforma horaria este país funcionaría mejor, mi ciudad funcionaría mejor, mi barrio funcionaría mejor, mi entorno funcionaría mejor, yo funcionaría mejor. Pero no creo en la sociedad. Ni en los individuos particulares.

Me toca los ovarios que salga una psicóloga hablando de los beneficios de conciliar y que todos abramos la boca un palmo y digamos “¡oooh!, es cierto, todo funciona mejor cuando tus horarios son otros” y mañana a seguir dejando que te den por culo. Que la psicóloga lo explicó de matrícula, no me meto con ella.

Me jode soberanamente que siempre se hable de conciliar desde el punto de vista del que tiene un trabajo en oficina, en investigación, como profesor, como funcionario, porque hay miles y millones de empleados que trabajan en comercio, en turismo y en restauración. Y cuando digo comercio me refiero al cajero del súper que pasa los 40, me refiero a la vendedora de telefonía que está llegando a los 30, a esa gente que va a bajar la persiana, como pronto a las 20:30, si no hay un cliente tocapelotas que entra a las 20:25 y te pone una reclamación a consumo por decirle que no lo vas a atender, a quienes aún les queda por delante fregar, arquear y reponer para el día siguiente y van a salir a las 21:15, sin que nadie les pague esos 45 minutos que son por la cara. Me refiero a esos que van a llegar a su casa a las 22:00. Eso como pronto.

No creo que la conciliación sea posible porque a ese cliente que entra a 5 minutos de cerrar la tienda le suda los cojones que te vayas a tu casa o no.

Me jode que no se hable de la conciliación como autónoma. Porque ningún autónomo, que llegue a final de mes, trabaja solo las normativas 40 horas semanales.

La conciliación no empieza el día que eres madre o padre, porque te caes del guindo, empieza en el primer trabajo en el que te pillan. A entender, que si tu primer curro es de repartidor de pizza pues vas a hacer un horario de mierda, pero si vas a trabajar como auxiliar de administración, sí que puedes empezar a luchar por tu conciliación, aunque tengas 21 y no tengas ni hijos ni problemas. Pero no lo vas a hacer porque tal y como están las cosas, solo falta que te echen. Conciliar no es solo entre la vida laboral y la familiar, es entre la vida laboral y lo que te salga de las narices hacer cuando sales de la oficina.

No creo que la conciliación sea posible porque no nos atrevemos a levantar la voz.

El sr. Moderno no ha perdido ni uno ni dos trabajos por callarse, los ha perdido por ser el típico tocapelotas que dice que él no se queda hasta las 8 porque quede bien delante de la cúpula directiva. En uno de sus trabajos, le dieron puerta por reclamar que esos 15 minutos extra que tienes que hacer en el comercio, gratis, se incluyeran en el horario que establecía su contrato. Se quedó solo, ninguno de sus compañeros lo apoyó. Los mismos compañeros que, en la trastienda, se quejaban por salir tarde, las condiciones, la presión y los objetivos imposibles.

No creo que la conciliación sea posible porque a mi vecino le suda la polla poner la televisión a volumen 25 a las 23:30, porque a tu vecino le suda la polla tu descanso y a ti el suyo.

No creo que la conciliación sea posible porque el bar más famoso de mi barrio cierra a las 2:00 de la madrugada cada-día-del-mundo, sin ser ni un pub ni una discoteca.

No creo que la conciliación sea posible porque los mismos que alucinan con los horarios suecos, en verano están con los niños en la puta calle hasta las 3 AM, “porque se está algo más fresquito”, “porque en casa hace demasiado calor”, “porque durante el día no se puede vivir”, “porque es verano”.

No creo que la conciliación sea posible porque se acusa con el dedo a los políticos, como si lo que tenían nuestros padres fuera concedido por el espíritu santo y no por las huelgas del 76 y siguientes.

No creo que la conciliación sea posible porque cuando voy a una entrevista y digo qué horario me gustaría hacer, arrugan el morro. Porque tengo que negociar cuando hago un proyecto presencial para no tener 2 absurdas horas a mediodía, porque tengo que ponerme borde y salir a las 18:00 aunque me cueste que no me vuelvan a llamar, cuando el cliente ha pasado cambios a las 17:55. Porque me molestan los “repasitos” cuando estoy con el tupper en la mano.

No creo que la conciliación sea posible porque tener un niño molesta.

No creo que la conciliación sea posible porque tengo un cliente me escribe al Whatsapp un viernes a las 22:00 preguntando si puede hablar conmigo el sábado o domingo. Porque (potenciales) clientes se han enfadado por no contestar inmediatamente un e-mail a las 20:00. Porque cierro el ordenador a las 15:00.

No creo que la conciliación sea posible porque la conciliación propia está bien, pero la ajena molesta. Porque nos vendemos al postor más barato con tal de tener trabajo ya, y acuérdate de dar las gracias.

No creo que la conciliación sea posible hoy.

Y vosotras ¿qué conciliais?

Anuncios

14 comments

  1. A mi me gusta que se hable del tema, esa es la verdad.
    Pero como dice Carlos González, la conciliación es un timo a día de hoy.
    Yo creo que es importante tener vida fuera del trabajo cuando no tienes hijos (obvio) pero es que con niños la cosa es de farmacia de guardia.
    No entiendo que un padre/madre, que trabaje en una oficina, tenga que llegar a las 20 a casa porque si sale a su hora se le cae el boli.
    No entiendo tampoco que no se regulen los horarios de los comercios para que un padre/madre pueda llegar a casa antes de las 22.
    No entiendo que se abuse de los abuelos y no pase nada porque claro, así se entretienen (a mi se me han quejado abuelas en el metro de lo cansadisimo que es encargarse de un bebé de dos años, y con toda la razón).
    Es que hoy en día parece que si no tienes a tus padres/suegros jubilados es una locura tener hijos porque ¡quien te los va a cuidar! Pues hombre, ya que los tengo me gustaría cuidarlos a mi, mira tu que cosa más rara.
    A mi marido le echaron porque quería hacer reducción de jornada cuando nació nuestra hija (trabajaba en una tienda, de lunes a sábado, de 10 a 21).
    Porque en Barcelona, tardas una hora aproximadamente en ir a trabajar. Y otra en volver, claro. No hay persona laboralmente activa que pueda llevar a sus hijos a la guardería a las 9 y recogerlos a las 12.
    De todas formas, y pese a todo, nosotros en particular hemos tenido suerte (o desgracia) de que mi marido lleva en paro dos años y siempre ha podido quedarse con ella hasta que llego yo a las 16. Intentamos no abusar de los abuelos porque quiero que para ellos sea una diversión, no una obligación.
    Y por suerte, en mi empresa cuidan mucho a las mamis.
    De todas formas, hoy en día, o te dedicas a tu familia o te dedicas a tu trabajo. El 100% en todo parece que no puedes darlo.

    Me gusta

    1. Hablando del tema no se ganan derechos laborales. Se gana poniendo las cosas sobre la mesa.
      ¿Qué hicieron los compañeros de tu marido cuando lo echaron por reclamar ese horario? Nada, seguramente.
      Y que conste que no me parece justo que solo por tener hijos tengas derecho a reclamar. Deberíamos reclamar todos.
      Y, entiéndeme, me parece maravilloso que en tu empresa cuiden a las mamis, pero ¿lo hacen con los papis?
      La conciliación es también igualdad de derechos.

      Me gusta

      1. Hombre, las madres tienen dos semanas más de baja (los padres no lo se, la verdad), pero hay muchos padres que hacen reducción de jornada. Y también nos dan un dinero para los libros, en septiembre (hasta que los niños cumplen los 18).

        Le gusta a 2 personas

  2. Yo de momento no tengo nada que conciliar, trabajo por la tarde a media jornada y siempre salgo puntual a las 18h, incluso me dejan escaquearme antes si no me queda más trabajo por hacer.
    Pero no siempre ha sido así, y no es así con un montón de trabajadores, especialmente en los supermercados (las tiendas de barrio, las cafeterías y demás cierran sus puertas a las 18h, 19h como mucho en muchos lugares de Irlanda). Hace un año o así trabajaba en un supermercado (la misma cadena en la que lleva Mr. Adler trabajando unos 16 años, pero un local diferente) y los horarios eran una locura. Tenía un contrato flexible, lo que pensé que significaba que llenaría huecos que dejaran los trabajadores con horarios fijos (media jornada y jornada completa) pero es que resulta que NADIE en esa empresa tenía las mismas horas todas las semanas. ¡Ni siquiera los trabajadores fijos! CADA SEMANA trabajábamos días distintos, horas distintas; unas veces mañanas, otras tardes; unas veces 15 horas a la semana, otras 40. LOS HORARIOS SE ME FUERON A TOMAR POR CULO. Además de que cada día cerraban a una hora distinta, y si venía algún día importante como Navidad o Pascua, entonces aún peor, porque para que la gente comprase lo más posible, todavía cerraban más tarde. Cuando digo más tarde quiero decir que un día cerramos la tienda a las 2 DE LA MAÑANA. Y, ¿sabéis lo que es peor? QUE HABÍA GENTE EN LA TIENDA A ESA HORA.
    Cada vez que me venía alguien por los alrededores de Navidad (por suerte la tienda cierra el día 25, y creo que el 26, pero no los demás… no es obligación) y me miraba ahí con cara comprensiva en plan “ay pobrecita que trabajas por estas fechas” me venían ganas de coger el cachirulo ese que hace “¡pip!” cuando lee el código de barras y atizarle en la cabeza, gritando como una energúmena “Estoy trabajando en estas fechas porque anormales como tú VIENEN A COMPRAR POR ESTAS FECHAS.” Mr. Adler siempre dice (la voz de la experiencia) que si un día se les ocurriera abrir el día 25 de diciembre, FIJO habría gente comprando ese día. Aunque fuera un puto cartón de leche.

    Con Mr. Adler siempre que tenemos que ir a comprar miramos los horarios de la tienda primero y si queda menos de una hora para que cierren NO VAMOS (porque no compramos en el mismo pueblo donde vivimos y contamos que nos tenemos que desplazar). Siempre decimos “no quiero ser ESA persona”, refiriéndonos a los que vienen 10 minutos antes de cerrar la tienda a hacer LA COMPRA DE LA SEMANA, no una de entrar, 2 minutos, pagar, salir.

    Me uno al cabreo, aunque no sea por mí en estos momentos, que sea por Mr. Adler, por la cajera del Lidl (cierran a las 22h), por el reponedor del Aldi (cierran a las 22h) y por todos los trabajadores que tienen una vida de mierda por culpa de sus horarios.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esto debería ser de cajón. Ir a una tienda a última hora solo cuando es una urgencia.
      Lo que me parece injusto es que no haya horarios fijos, es decir, que si haces turno de tarde, haces ese turno. Y si necesitas personal para el fin de semana pilles a alguien que haga turnos de viernes-sábado-domingo. Si Lidl cierra a las 22, que el empleado haga unos horarios que le permitan tener horas en el día para si vida personal, aquello del 8-8-8.

      Le gusta a 2 personas

  3. Puff, no podría haberlo expresado mejor. O todos hacemos por conciliar o la puta al río.
    Y en este país en el que está bien visto que alguien salga a las 22:00 de currar queda mucho camino por recorrer.
    Lo más importante de todo lo que has dicho me parece el tema de la gente que solo se queja en la trastienda pero luego no tienen los huevos de decir NO a los abusos. Porque si todos dijéramos no esto no sucedería.
    En fin, en mi caso la gente piensa que soy privilegiada por salir a las tres, pero no piensan q tengo una reducción de jornada por la que he tenido que renunciar a parte de mi sueldo y encima esperan q contestes una llamada o un mail. Pues NO

    Le gusta a 3 personas

    1. ¡Ah! Y en telefonía los abusos son una pasada y encima agradece que tienes trabajo. En la última tienda donde estuvo el Modern si te colaban papeles falsos te retiraban el valor del teléfono de tu sueldo, ¿perdona?
      ¡Ah! y horario de tienda partido con 3 horas a mediodía. Total, todo el día en el trabajo.
      Normalmente los abusos a los trabajadores van de la mano con los horarios de mierda.

      Le gusta a 1 persona

  4. concuerdo en que es cosa de todos, no solo de padres, he tenido la suerte de estar en trabajos que siempre me dejaron conciliar el trabajo con mi vida, si tenía que estudiar o viajar o lo que sea (aunque eso se haya acabado ya, bu)

    lo de los horarios es más complicado, porque así como está el comercio están los empleados de hospitales y los taxistas y todos esos que no hacen horarios “normales” y que tienen derecho de comprar y salir y todo… se debería montar de otra manera en general, con más personal y rotaciones decentes, seguro que aguantarías mejor quedarte un día a la semana sabiendo que no te quedas los otros 6.

    en fin, que no sabría decir cuál es la receta que acomode a todas las circunstancias, solo sé que empieza por la buena voluntad y eso escasea ^^u

    Le gusta a 2 personas

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s