Mes: enero 2015

15 propósitos para el 2015

¿Me vais a decir que publico esta entrada cuando ya llevamos 23 días de 2015? Sí, es lo que hay.

Al más puro estilo madre primeriza, me levanté el 1 de enero con la firme determinación de:

  1. Hacer una lista de 15 propósitos para 2015, cosa que no he hecho desde que tenía… ¿20 años?
  2. Publicarla en el blog para que, llegado diciembre, mirara hacia atrás manteniendo una pose heróica melena al viento y brazos en jarra, haciendo una valoración en voz alta.
  3. Odiar profundamente la maldita comida de Año Nuevo por la que nos estábamos poniendo en planta a las 9 habiendo ido a dormir a las 5.

Sobra decir que solamente cumplí la 3ª.

5 propósitos maternales

  1. Encontrar un curso para el sr. Oh y para mi. Sea de masajes, matronatación o encaje de bolillos.
    Lo hemos intentado con el yoga, clase que fue un absoluto fracaso y una pérdida de dinero, el sr. Oh no quería estar ni medio minuto separado de mi teta abrazo.
    Lo hemos intentado con la matronatación, en una piscina estaban todos los horarios llenos y en la otra me dijeron que hasta los 6 meses me olvidara de meter a mi descendencia en una piscina, que disfrutáramos haciendo otra cosa porque lo único que iba a ganar era una otitis de campeonato.
    Sin embargo, parece que lo vamos a dar como reto superado, esta semana hemos empezado un curso de masaje para bebés y, aunque durante la primera hora me miró con cara de “¿por qué los descendientes estamos en comando y las progenitoras no? trae pa’cá esa teta” parece que lo disfrutó considerablemente.
  2. Encontrar 99 formas más de trolear.
    O lo que es lo mismo, mantener nuestro zen y pasarnos por el arco del triunfo las opiniones del mundo entero sobre la Santísima Trinidad: leche, colecho y blw.
  3. Aplicar el método Montessori.
    Pues eso.
  4. Ir sin prisa.
    Una terapeuta infantil nos dijo en una charla que lo mejor del mundo mundial para los niños es ir sin prisa, nada de ese estrés por salir de casa y corriendo por coger todo lo que se olvida y recuerdas cuando estás ya en la puerta, galopar hacia el metro, atropellando con el carrito y llegar a destino, habiendo olvidado los pañales, con la lengua fuera.
  5. Dejar al sr. Oh que vaya a su ritmo.
    Y punto.

5 propósitos de persona

  1. Leer.
    Aunque sea una novela de duro al mes.
  2. Arreglarme un poco.
    Que me gusta mimarme no es ningún secreto, como mínimo que las uñas no se me rompan con mirarlas.
  3. Caminar cada día al menos 2 kilómetros.
    Una amiga alemana nos explicó que a los adictos al caminar en Alemania se les llama vándalos, ni p*ta idea de cómo se escribe.
  4. Comer bien.
    No es que coma terriblemente mal, pero muchos días repito plato por el simple hecho de no perder tiempo en la cocina. El sr. Moderno es el cocinero indiscutible en esta relación.
  5. Tener una tarde al mes con el sr. Moderno.
    Por aquello de recordar los tiempos en los que hablábamos de algo que no fueran virus, caca y mocos.

5 propósitos de mujer profesional

  1. Arreglar mi estudio.
    Puedo dar este como reto superado. Entre la llegada del sr. Oh y otros acontecimientos la habitación donde trabajo era una leonera, pero el día 2 nos pusimos a ello y cambiamos de sitio libros, mesas y sillas. Estoy hiperfeliz con el cambio, ahora veo luz natural y un poco de calle desde mi silla.  
  2. Hacer algún taller / curso / networking.
    Antes iba a networkings, talleres del Cibernàrium y otras cosas, ahora tengo que volver a ello. Con la lactancia y sin biberón me he retenido mucho en este aspecto, pero en breve introduciremos la alimentación complementaria y quiero creer que eso nos dará más horas de independencia.
  3. Arreglar mi web.
    Hace mucho tiempo que necesita un revolcón.
  4. Encontrar clientes.
    Los que tengo son más majos que las pesetas (madredelamorhermoso, necesito expresiones del s. XXI ¡ya!) y unos amores que han entendido en que follón me mentía mejor que yo misma, pero hay que ampliar la cartera o en esta casa habrá que alimentarse por fotosíntesis.
  5. Publicar un trabajo.
    Long long time ago… publicaba mis mejores proyectos en sites del sector, incluso tengo un par de trabajos publicados en libros (momento pecho palomo). ¡Volveré a tomar las calles!

Y vosotras ¿habéis cumplido algún propósito ya?

En el blog de Scarlata y el sr. Don gato II tenéis más blosg que participan en este reto 🙂

El primer Liebster del 2015

Bueno, no es que planee tener un chorro de premios… pero ya que abrimos el año con uno, vaya… que de alguna manera tenía que titular el post. ¿Qué pasa? ¿No habéis visto nunca a nadie complicarse la vida sin haber empezado aún?

Al tema, que el sr. Lobo me ha nominado para un premio Liebster y como en 2014 dejé algunos en el tintero esta me parece una buena manera de redimir mis pecados (y porque no me da la vida para más).

Las normas del Liebster son, entre otras seguir a quien te nominó, y os lo recomiendo encarecidamente. Yo lloro de la risa con cada post (también con cada post suyo me hundo en la miseria porque mis posts no son la mitad de hilarantes que los suyos).

Y estas son las preguntas:

1. ¿Por qué decidiste hacer un Blog?

Esto ya lo contesté una vez. Pura soledad, trabajando desde casa y sin embarazadas ni madres indefensas a las que atormentar con mis idioteces, me lancé a las redes en busca de almas indefensas.

2. Tu Blog preferido es…

No sé si es mi favorito, pero es el único blog del que me mantengo al día por mucho trabajo que tenga o por pocas horas de sueño que haya dormido.

And the winner is… Remorada. Me gustaría mantenerme al día de muchos otros blogs peeeero, se hace lo que se puede.

3. ¿Qué personaje de película te gustaría ser?

Estoy seriamente bloqueada. La última trilogía friki que nos hemos comido – a trompicones– ha sido The Librarian y no me importaría vivir unas aventurillas ligths sin mucho riesgo y con cartón piedra de fondo.

4. ¿Dormir una siesta o escribir una entrada que lo va a petar?

La siesta siempre lo va a petar más.

5. ¿Cuál ha sido tu compra más inútil como padre/madre?

No nos ha dado tiempo de comprar nada inútil. Pero en la categoría de trastos inútiles el top 1 lo tiene un cocodrilo amarillo de 1,5 metro de largo con el que se presentó la sra. del Pueblo que ocupa más espacio del que tenemos.

6. ¿Y la mejor compra?

Un pianillo musical al que patea con tal fervor nuestro pequeño Mozart que le desencaja las pilas.

7. ¿Qué canción de nana te funciona mejor?

La primera que le cantamos, nos la inventamos en el hospital el día que nació, entre otras cosas relata las aventuras de Schwarzenegger en Desafío Total y la mujer de 3 pechos que sale en la película.

8. Noche libre: ¿plan en pareja o desmadre a la americana?

¡Ah! Que el sr. Moderno con el que duermo ¿es mi pareja? ¡Ya no me acordaba! Pues un plan de pareja para recordar los viejos tiempos, no estaría nada mal.

9. ¿Alguna idea para próximas entradas?

Una sobre carritos de bebé y madres al volante.

10. ¿Cuál es la entrada de la que estás más orgullos@?

C=SN^2

 11. En la vía por la que circulas, por motivos de fluidez, ha sido habilitado un carril para ser utilizado en sentido contrario al habitual. ¿Te está permitido utilizar dicho carril si conduces un camión de más de 3.500 kilogramos de masa máxima autorizada?

Si yo conduzco un camión de más de 3.500 kg, conduzco por donde me da la real gana y protagonizo una escena de persecución que ni 2 fast 2 furious. Al final, todo explota.

Finalizadas las 11 preguntas, tengo que dejar mis 11 preguntas:

  1. ¿Por qué decidiste hacer un Blog?
  2. ¿Sin que blog no puedes vivir?
  3. ¿De qué entrada estás más orgullosa?
  4. Si pudieras comprar tiempo, ¿en qué lo invertirías?
  5. Si fueras un dibujo animado serías ¿un personaje de cómic americano, europeo, manga o amerimanga?
  6. ¿Downtown Abbey o Breaking Bad?
  7. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una tarde para ti sola sin pensar en descendencia de ningún tipo?
  8. Las Tortugas Ninja buenas son ¿las de los 90 o las del 2014?
  9. ¿A qué hora escribes los posts?
  10. ¿Qué opinas de Lost, furullo mayúsculo u obra de culto?
  11. Si tuvieras 1 millón de euros para gastar en 24 horas ¿qué harías?

Y las nominadas son:

Diario de una madre ingeniera

Así como lo pienso

Mamá puñetera

Aunque deberían ser 5, lo dejo en 3 para no abusar.

Y vosotras ¿qué pensáis?

100 maneras de trolear

Han acabado las fiestas pero yo todavía no puedo cantar victoria. El lunes -o algún día se la semana que viene- ya explicaré el motivo de mi desparición blogeril. O no.

Hoy traigo una entrada que puede que convierta en una saga, o no.

Andábamos el sr. Moderno y yo comiendo un bocadillo en un bar para no morir de inanición mientras el sr. Oh nos deleitaba con sus nuevos gritos agudos capaces de destruir toda la cristalería de toda Barcelona mientras pateaba alocadamente sobre mi regazo, es decir, tomando un tranquilo tentempié, cuando una señora vino a decirnos que el descentiende que se dedicaba a arrancarme los cabellos de mi sedosa melena era clavadito clavadito al sr. Moderno.

Acto seguido la señora se sentó a mi lado, estábamos sentados en la barra, y comenzó a tocarle las manitas al sr. Oh. “Piérdase señora” iba pensando yo mientras le tocaba con sus vete-a-saber-donde-han-estado-esas manos, pero como el sr. Oh había dejado arañarme el cuello les dejé a su royo.

La señora venga a decir que el sr. Oh era igualito, pero igualito a su padre sentado a mi lado.

Nos acabamos el bocadillo, pedimos la cuenta y mientras nos levantábamos, recogíamos y nos dirigíamos a la puerta, el sr. Moderno y yo nos miramos y asentimos. El sr. Moderno se adelantó unos pasos y yo me quedé atrás, con nuestro minimoderno en el porteo, momento que aproveché para, a pocos centímetros de la señora, susurrarle “él no es el padre de la criatura”.

Y seguí caminando.

Fuera del local, el sr. Moderno y yo pudimos caminar pocos metros aguntando la risa.

Y vosotras ¿habéis troleado?