Ultrasonidos

Cada vez que oigas a un perro llorar es que hay una mujer hablándole a un bebé en 10 metros a la redonda.

Y es que, no sé porqué, parece ser que algunas mujeres cuando se cruzan por un bebé necesitan acercarse mucho mucho mucho a su cara y hablar en una forma tan aguda que se sabe que algunas ballenas han varado en la Barceloneta.

Se supone, en principio, que las especies tendemos a la protección de nuestras crías para asegurar la supervivencia de la especie. En cambio, las mujeres de más de 55 años parece que están decididas a que la siguiente generación sea sorda y que a las madres de esa generación nos sangren los oídos.

Nadie te previene contra estas señoras y te las puedes encontrar en cualquier sitio, acechan en las esquinas esperando que tú, primeriza, salgas a la calle con tu descendencia a modernear por la mañana y cuando estás esperando en un semáforo ¡zas! saltan a tu lado y se inclinan sobre el porteo, a medio centímetro de tu cara y de tu descendiente y sueltan un “¡uyyyyyyyyyyyyyyy, qué cosiiiiita tan boniiiiita!”. Segundos después cae a tu lado, a plomo, una paloma en coma porque le han anulado su sensor de vuelo.

Tu descendencia te mira con cara de “huye, AHORA”, pero no puedes porque con las sílabas más agudas las neuronas de tu cerebro se han desconectado y no puedes coordinar ambas piernas. Te quedas clavada, el semáforo se pone en verde y la señora se despide para ir a la frutería a la búsqueda de su siguiente presa del día.

La segunda vez que pasa, tu descendencia ve venir a la señora y con la primera sílaba aguda intenta esconder la cabeza dentro del porteo como si fuera una tortuga. El problema es que no lo ha intentado antes y se da cuenta que solo puede recoger los brazos, pero la cabeza asoma y las piernas quedan expuestas a la señora, quien viene decidida hacia vosotros con la mano extendida para, además tocar la piernecita que cuelga de la mochila de porteo. Tú, primeriza, la ves venir en slow mo, pero desde fuera todo pasa muy rápido y ¡zas!, te ha vuelto a cazar.

Así que la siguiente vez que sales de casa ya vas preparada, has entrenado durante la noche tus reflejos de madre-ninja y estás dispuesta a poner en práctica tus conocimientos de mortal-kombat. Mientras controlas a las abuelas y pones una mano sobre las orejas de tu minimodernidad, quien ya se ha olvidado de la experiencia previa y sale a la calle feliz de la vida, mirando escaparates a derecha e izquierda con movimiento bamboleante de cabeza, esta vez no es una abuela, sino un abuelo quien se te acerca babeante y emite unos sonidos ultrasónicos, pero varios decibelios inferiores a los de su congénere femenino.

El caso del abuelo te deja perpleja porque, principalmente, no te esperas un abuelo haciendo ruiditos monos, pero también porque dudas si le está haciendo monerías al descendiente o a tus dos maravillosas pechugas lactantes talla XXXXL. Nuevamente a tu lado esperas que caigan un par de palomas desmayadas, pero en su lugar es una manada de gatos que huyen hacia algún oscuro callejón y maúllan con sus oídos doloridos.

Y a vosotras ¿os han hablado con ultrasonidos?

Anuncios

8 comments

  1. jajajajaj, así es la vida. Yo no conocía a nadie de mi barrio hasta que nació Alejandra, que toooodas las vecinas que jamás me habían saludado de repente venias hacia mi como si en vez de una niña hubiese tenido un iman. Lo de los ultrasonidos ya ni te digo, jajajajaj
    Un besote.

    Me gusta

  2. Ultrasonidos y manos que van a tocar a la descendencia, brutal combinación. Más de una vez me he visto en posición de “pívot bloqueando rebote” para que no me la toquen, que se me asusta!

    Le gusta a 1 persona

  3. Son esas aventuras que tiene la vida. Me mata de risa porque me sucede bien seguido. También tienes a las señoras que quieren predecir la edad de tu bebe y cuando le dices la realidad, te contestan exaltadas ohhh, pero parece de un año!, no señora..tiene 6 meses y toma la teta.
    Muy lindo blog

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s