Arrow 03×03

Hay series de ficción, de ciencia ficción y, recientemente, hemos descubierto la categoría materno-ficción.

Es una categoría que seguramente existía antes, pero, hasta que no te toca, no la aprecias. Para nosotros ha sido un shock decubrirlo y más en una serie como Arrow.

Lo confesamos, el sr. Moderno y yo vemos Arrow. Es una serie para que las novias de los post-adolescentes vean la serie con ellos. Pero que sea de super-heroes y Stephen Amell ayudan a que yo la vea. No voy a engañaros, no la veo por su calidad filosófica.

El capítulo muestra las aventuras de nuestro desgraciado justiciero, que a pesar de no tener un duro decide ir a buscar a su hermana a una isla tropical. Vamos que barato no será. Pero no nos centremos en la ficción, centrémonos en la materno-ficción.

El amigo de nuestro desgraciado justiciero, Dig, acaba de tener una niña. Atención al tiempo verbal: presente simple, acaba.

Está Dig con su recién parida cuando la madre de la descendiente le dice que porqué no se va con el justiciero a buscar a la hermana de este. ¡Y un jamón! La recién estrenada madre le está diciendo al recién estrenado padre que se pire con sus amigos, que ella se queda con la niña. Lo que haría cualquier madre primeriza, está claro.

El capítulo avanza, todo sale como tiene que salir y nuestros aguerridos protagonistas vuelven a casa.

Como no puede ser de otra manera, nuestro amigo Dig, en lugar de encontrarse a una madre desesperada con una niña enganchada a la teta llamando a la recién estrenada abuela para que venga a echarle una mano y el brazo entero, se encuentra a su mujer guapa, maquillada y divina de la muerte ofreciéndole una copa de vino, mientras él, ensimismado, mira a su niña en la cuna. ¡Y una mierda como un piano!

Mientras no me da la vida para dibujar, me conformaré subiendo fotos. Todas las fotos pertenecen a sus autores.

Mientras no me da la vida para dibujar, me conformaré subiendo fotos. Todas las fotos pertenecen a sus autores.

Pero no acaba ahí el asunto, ya que la niña está despierta, feliz de la vida en su cuna, sin que nadie la coja en brazos, sin tener un muñecajo babeado con el que entretenerse, ni un móvil colgando al que mirar desnortada. No. La niña está tan feliz, simplemente, moviendo manos y piernas de esa forma tan descoordinada de los bebés. Con su madre y su padre a un palmo de ella, decide que mejor se queda en la cuna, en lugar de pedir brazos “¡ande va a parar! con lo bien que estoy yo en mi cuna” decía su línea de guión. ¡Ficción de la buena, señoras!

No se vayan todavía, aún hay más, pues esos padres enamorados de su descendiente, no se les ocurre otra cosa que dejar a la niña DESPIERTA en su cuna, irse de la habitación ¡y cerrar la puerta! ¡UNA POLLA COMO UNA OLLA! Tú prueba a dejar a un bebé despierto en su cuna y alejarte, ya no digo irte a otra habitación, alejarte solamente 1 metro. A ver quien es el guapo que sigue tomando vino.

Y, por si los guionistas no tenían suficiente, le dan un broche de oro al capítulo. La recién estrenada madre, aprovecha ese instante para decirle a nuestro amigo Dig que tiene que volver a la oficina. De sorpresa. Sin más. A las tantas de la noche. Sin ninguna premisa. Ni “te he dejado 15 biberones preparados, por si le da un hambre”, ni una lista de instrucciones por si cualquier cosa, ni su doudou listo y preparado, ni un atisbo de inquietud por dejar a la niña con un padre de acaba de volver de viaje de un país tropical-y-vete-tú-a-saber-si-ha-cogido-alguna-enfermedad-rara. Coge la tipa y se pira, tan tranquila. ¡Qué no cuela! ¡Qué acaba de parir y es primeriza!

Que no, que estos guionistas no han visto una familia primeriza en su puta vida.

Y vosotras ¿sabíais que existía este tipo de ficción?

Anuncios

15 comments

  1. Aún no he visto esta temporada, pero he leído el post porque de aquí a que tenga tiempo de verla pueden pasar meses.
    Esto que comentas lo he visto en más películas y series, y estoy de acuerdo conmigo, pero por otro lado si presentaran la realidad tal cual es los televidentes no tendrían hijos nunca y la humanidad se extinguiría 😉

    PD. Stephen Amell está para mojar pan, pero es muy inexpresivo en mi opinión. Un actor que pone la misma cara cuando desayuna que cuando le disparan..

    Le gusta a 1 persona

  2. Jajaj, es ficción total. Como dices, no han visto una familia en su vida. Qué bueno. Pero ese tipo de ficción está muy extendido en el cine y en series de televisión, y si no, recordemos Friends y el poco trabajo que daba el bebé. No estaría mal que le metieran realismo para que la gente no idealice la maternidad

    Le gusta a 1 persona

  3. jajajajaja, me he partido de la risa. No he visto la serie, pero desde luego si es como dices, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

    Me gusta

  4. fantaaaaaaaaaaaaastico, me he partido de la risa…buenisimo! y no conozco la serie, pero todas son iguales. date una vuelta por la materno-ficcion de greys anatomy, o revenge, o incluso once upon a time (las mas recientes que he visto) Hay cada joya!
    Has bordado el post, sin mas!

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s