Más vale prevenir que batallar

Me patean un poco los consejos ajenos, para qué vamos a negarlo. Maticemos, me patean los consejos del siglo XIX. Pero, como soy una mujer de contradicciones, hoy vengo los mejores consejos que me han dado:

  • Poned límites. Algo en lo que el sr. Moderno y yo nos felicitamos de lo bien que lo hemos hecho fue dictar límites, desde el día 1, bueno, el día 1 no. Desde que lo hicimos público. Desde el día 1 de hacerlo público. Y cuando escribo dictar, es dictar. No sugerir. No pedir. No insinuar. A la familia no se le sugiere, a la familia se le impone. Que sí, que vuestra familia es muy guachi y os van a respetar. Y una mierda. A la que aparece un bebé pierden el sentido hasta los más molones.
  • No decir la FPP. Punto. La FPP es para tu medico, tu pareja y para ti. A menos que tu madre pariese pasados 93274 días de su FPP y haya compartido tu sufrir, no se le dice a nadie. Este es mio, para vosotras, con todo mi amor.
  • No avises a nadie. Este me lo dijo una enfermera en el paritorio. Nos preguntó si habíamos avisado a alguien y si alguien estaba ya esperando en planta. Le dijimos que no y como un rayo me cogió la mano y me dijo con ojos como platos: “¡No avises a nadie! Hasta que hayan pasado horas, hasta que tengáis ganas, hasta que le salga su primer diente. Más te vale que ellos se enfaden contigo que tú te enfades con ellos“. Desde el punto de vista de esta buena mujer recién parida, lo peor que le pasó fue subir a planta después de 893247 horas de parto y encontrarse allí a TODA la familia. TODA. Ella estaba muerta y toda su familia gritando de emoción y pasando a la descendencia de mano en mano.
  • Vive zen. Lo complicado no es el embarazo, lo complicado es el postparto. Te duele el alma, te han cortado o te has desgarrado, has pasado una cesárea, lo que sea que te haya tocado. Además tienes una descendencia a quien no conoces y que te necesita como agua de mayo. Y la casa está hecha unos zorros, la lavadora por poner, un palmo de polvo en el comedor y un kilo de grasa en la cocina… pues te la suda. Y si vienen las visitas y les molesta que cojan un trapo y se pongan a limpiar. Que me diréis que las parejas están para ayudar, pues sí. Pero ellos (o ellas) estarán tan colapsados como vosotras y hacerlo TODO uno solo es complicado de cojones narices.
  • Fíate de ti misma. Vendrán con un quintillón de instrucciones y te dirán cómo se tiene que hacer y cómo no cualquier cosa. Pásate sus consejos por el arco del triunfo, arco que además tienes magullado. Tu tía puede pensar lo que quiera del colecho, las vacunas y el BLW, tú haz lo que creas mejor.
  • Pide ayuda. Si no llegas a todo, pues no llegas. Si no te da la vida para ir al supermercado, pues le pides a alguien que te haga la compra. Si no te dan las horas del día, pues no te dan, no te quedes sin dormir 2 horas en una siesta de tu recién parido para hacer algo, porque no vale la pena. La familia está deseando ganar puntos en tu lista para que les dejes más rato con el nuevo miembro o para convertirse en su tía favorita.

Y vosotras ¿qué consejo seguísteis?

Anuncios

20 comments

    1. Nosotros avisamos que no llamaríamos a nadie cuando fuera de parto y se enfadaron. Luego no avisamos hasta que pasaron varias horas y se volvieron a enfadar, pero les duró como 5 minutos cuando vieron a la descendencia. No me arrepiento ni un poquito de dejar las primeras horas para nosotros.

      Me gusta

  1. Post para imprimir y repartir en los centros de salud a las embarazadas primerizas jaja!

    Yo no avisé a nadie y tuve la casa hecha un churro una temporada, y no me arrepiento. Aunque no sirve de mucho librarte de visitas en el hospital cuando la compañera de habitación invita a sus 300 parientes. Estuve aprendiendo a dar el pecho mientras señores con bigote me miraban atentamente. Aggg!

    Me gusta

    1. Nosotros sí avisamos pero dimos instrucciones de que nadie viniera, que iba para largo. Así que se enteraron de cuándo nació. Y como fue directo a la incubadora dí instrucciones de que no viniera nadie a verme, ni mis padres, pero vinieron claro. Y al final ni tan mal. Pero como no hubo más visitas estuvimos bien. Lo de la FPP es inevitable decirlo, ¡yo no podría aguantarme! El resto lo comparto 🙂

      Me gusta

  2. Yo el único consejo que seguí, por que me interesaba, fue el de la matrona de preparación al parto que nos dijo que hasta pasados 10 o 15 días mínimo del parto no recibieramos visitas. En lo demás no hice caso de nadie, mas que nada por que soy bastante cabezota y no me dejo aconsejar ni ayudar por nadie, aunque luego me arrepienta.
    Un besote.

    Me gusta

  3. Yo aún vivo así, la casa está siempre esparcida de juguetes y de limpiar lo justo, no tengo más horas y por la noche quiero dormir!!! Lo de la compra lo solucioné con la compra online de Mercadona jajajajaja

    Me gusta

  4. la verdad al principio y con la primera intentaba seguir muchos consejos “regulares” o que no me encajaban. Con la segunda seguí el mejor consejo: “la madre soy yo..si te molesta, no mires” Pa todo! y asi sigo, casi tres años despues, que los consejos no paran nunca.

    Me gusta

  5. Los consejeros son la peste. Un amargura total. Suscribo todo lo que has escrito. Bueno, lo de la FPP a mi personalmente no me importaba, pero todo lo demás más razón que un santo. Y lo peor, al menos en mi experiencia, es que no mejora!!

    Me gusta

  6. Totalmente de acuerdo en todo. Y eso que luego me ablando y lo hago todo al revés… menos lo de fiarme de mí misma, ése lo sigo a rajatabla. Y si hablan, que hablen, “ajá, ajá” y el salvapantallas puesto, luego ya haré yo lo que crea conveniente.

    ¿Qué tal estás? 🙂

    Me gusta

  7. Sobretodo, sobretodo, sobretodo ¡¡¡no avises a nadie!!! Las únicas horas que descansé en mucho tiempo después de parir fueron las que pasé en reanimación. Una vez me subieron a la habitación comenzó el desfile de visitas, primero en el hospital y luego en casa, que no acabó hasta 3 ó 4 meses después.
    Eso y tener muy claro que NO vas a llegar a todo, así que mejor asimilarlo cuanto antes y no amargarse por no poder ser una madre – ama de casa – anfitriona de revista.

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s