La dulce espera

No os dejéis engañar por esas embarazadas cañón que se muestran felices mientras se acarician la barriga mirando a través de una ventana de la habitación de su futura descendencia. La dulce espera es una patraña, una estafa, un invento para que compremos libros y vestidos premamá.

Futuras embarazadas, la dulce espera es aburrida.

La dulce espera es lenta.

La dulce espera pesa.

Son 37, 38, 39, 40, 41 incluso 42 semanas de espera.

Que conste, señoras, que no tengo prisa por dar a luz, que me gusta mi barriga, que he disfrutado del proceso, que las críticas a lo que no se puede hacer me las he pasado por el arco del triunfo y que he disfrutado de cada día y cada noche frontando esta calabaza mágica. Pero en todo esto hay una enorme lista de peros.

La dulce espera © Hipsterbebe 2014

© Hipsterbebe 2014

La dulce espera desespera.

El primer trimestre puede ser el más corto o el más largo. Según se mire.

Si estás buscando como un ser humano, cada vez que ves la mancha en tu ropa interior, y sabes que no es sangrado de implantación, parece que esa primera semana del primer mes del primer trimestre no vaya a llegar nunca. En este caso, las primeras semanas pasan con cuenta gotas.

Si estás buscando con sobrehumana capacidad para mantener el zen, tendrás un retraso, esperarás los 10 días de rigor, comprarás un palito, harás lo propio con el palito, saldrán las dos rayitas y no habrás desesperado ni una migita. En este caso las primeras 4 o 6 semanas habrán pasado sin que te enteres.

Sea como fuere, hay una mezcla de emociones durante este trimestre, lo lleves en secreto o lo hagas público al segundo de mear en el palito y ver las dos rayitas aparecer, descubres por primera vez en tu vida que es posible que el corazón te vaya a estallar de alegría y se te enconja de puro pánico. Y en esta mezcla de emociones vives 3 meses que pasan lentamente mientras descubres que hay algo llamado triple screening, amniocentesis y que te van a perforar los brazos a base de pruebas médicas.

La dulce espera es preguntona.

El segundo trimestre es eterno, no tienes nada que hacer. Has pasado el triple screening y solo te queda superar la ecografía morfológica. Vas desvelando poco a poco que estás embarazada y entre felicitaciones, y miradas de soslayo intentando localizar la incipiente barriga, que no asoma, te van a bombardear con la pregunta “¿estás preparado para ser madre/padre/padres?”. Pues no, nadie está preparado, no está preparado ni el que tiene 4 hijos y va por el 5º. Cada feto que llega hasta el final será una persona diferente, con diferentes necesidades y una personalidad propia que no conoceremos hasta que nazca. Así que, no, no estamos preparados pero si no quisiéramos descubrir lo que nos espera no nos habríamos metido en este follón conscientemente.

En cada semana que se desliza por tus carnes, quienes te conocen te miran la barriga, porque has dejado de ser una persona, esperando que en cualquier momento haga KABOOM y aparezca el panzón de embarazada con 9 meses.

Futura embarazada, aprovecha este largo trimestre para hacer todo lo que quieras, incluso tirarte en bomba en la piscina porque a la que se marque la barriga, cualquier cosa que hagas será objeto de crítica. ¿Sales hasta las 3? “Uy, ¡cómo te atreves!”, ¿te pones a hacer el pino puente? “Uy, ¡cómo te atreves!”, ¿comes un sushi vegetal? ¿uno de pescado congelado y tú tan feliz? “Uy, ¡cómo te atreves!”, ¿te vas a comer tan ricamente un bocadillo de atún en conserva? “Uy, ¡cómo te atreves!”.

La dulce espera no acaba nunca.

En el tercer trimestre te invaden las hormonas de la felicidad. Aún con la inestabilidad en la que vivimos, estamos pletóricos, vamos a la playa y solo pensamos en lo bonito que será cargar con 3 mochilas, botellas de agua, juguetes, palas y cubos, tuppers con fruta, la sombrilla, toallas y una minimodernidad cada vez que vayamos a pasar una mañana a la playa el próximo verano. Y como la barriga atrapa miradas sientes el cuchicheo en dolby surround.

La pregunta en esta fase pasa a ser “¿ya lo tienes todo? ¿ya has arreglado su habitación?”. Pues no, todo no lo tenemos, pero tampoco creo que lo vayamos a necesitar TODO, si vamos a hacer colecho -o eso planeamos- su habitación es solo un espacio donde guardar ropa y cambiar pañales ¿qué prisa hay?

La deadline, la fpp, el día en que se acabará el mundo está solo a 3 meses y algunos preguntan, semana sí semana también, cuánto te queda y vas contestando “uy… 3 meses”, “más de 2 meses”, “menos de 1 mes” y cuando lo dices te pesan cada una de esas semanas que están por venir. Nadie te habla de nada que no sean bebés, partos y embarazos, porque desde el segundo trimestre eres una barriga sin intereses ni aficiones. Eres una futura madre, una embarazada, pero no una persona, ni una profesional ni una experta en tu sector.

Dicen que las últimas semanas pasan en un suspiro, pero no te engañes, futura embarazada, tu movilidad se ve drásticamente reducida, atarte las cangrejeras es un ejercicio de contorsionismo, no te ves las ingles y posiblemente lleves una mata de pelo al puro estilo de los años 70, agacharte es un ejercicio de puro antiglamour porque para hacerlo tendrás que abrir las piernas como si fueras a cagar a pulso y tomar la misma postura que si fueras a levantar 70 kilos a pulso desde el suelo, cuando lo que se ha caído es la goma de borrar. Y mañana será un poco menos ergonómico que hoy.

Ahora que estoy en lo que se denomina “a término”, me preguntan “¿cuánto te queda?”, contesto “cualquier día este mes” y me miran desencajados, como si fuera a parir delante de sus atónitos ojos.

Así que, futura embarazada, no esperes respeto durante tu proceso. Es normal que tus amigos y familia directa te pregunte, pero mentalízate para que ese tío enésimo por parte de tatarabuelo se indigne porque no le quieras decir cuántas tallas de pecho has augmentado.

Así que, seres no embarazados, no agobiéis. Dejad de preguntar lo que pregunta todo el mundo, ni te importa su estado semana a semana ni la barriga de esa embarazada que tienes delante de ti va crecer acto súbito por muchas ganas que tengas.

Y vosotras ¿qué pensáis de la dulce espera?

Anuncios

20 comments

  1. Yo creo que la dulce espera, al final se hace un poco horripilante. No conozco ninguna embarazada que en las últimas semanas estuviera 100% disfrutando. Aunque sólo sea por la ansiedad de que se acerca el momento, se hace un poco largo.
    Yo el primer embarazo lo lleve mas o menos bien. Pero madre mia el segundo, menos mal que se me adelantó 15 días porque ya no podía con la vida, ni con la barriga, ni con una niña de poco mas de un año saltando sobre mi panza.

    Me gusta

      1. Jajajaj, eso me pasaba a mi que salía achicharrada de trabajar a las tres de la tarde y me tumbaba panza al viento al llegar a casa y claro es que era como un imán. Eso le debe pasar a tu gato también.

        Me gusta

  2. aquí los señores torres no nos agachamos para recoger gomas de borrar, los dos sabemos hacerlo con los dedos de los pies

    tenlo en cuenta cuando necesites que te preste una goma de borrar xD

    (ves como se puede no hablar de barrigas? UPS)

    Me gusta

  3. Yo ayer entré en la semana 37! Pero hace ya semanas (que digo, meses) que “eso no lo hagas” y “no hay vacaciones”… “que no queremos un prematurillo”… ya ves, una se casa con un pediatra y tiene que acarrear con las consecuencias… jajaj! Aunque… hago bastante lo que quiero! Salgo, como atún y no hago el pinopuente porque nunca he sabido… y lo voy a seguir haciendo mientras yo sienta que puedo…
    Y te hago caso, no espero que se respete. Sonrío cuando preguntan demasiado o me “echan la bronca” y ya esta 😛
    Muy chulo el blog, te iré siguiendo 🙂

    Mònica.
    tresacasa.blogspot.com

    Me gusta

  4. Todo eso y más..,
    Y luego esta cdo tu notas algo “raro” y lo comentas , entonces hay dos opciones las “madres” que según ellas todo es normal. Y las” no madres” que te mandan a urgencias por un tirón en la ingle, porq eso puede ser que sea q t estas poniendo d parto. Aquí una de 34+4

    Me gusta

    1. Jaja… totalmente! Las que lo han pasado, como tienen que agunatar noches de mocos y dientes que salen, se olvidan de lo que fue y las que no lo han pasado creen que no puedes hacer vida normal.

      Ánimo con esa semana 34 🙂

      Me gusta

  5. Ay, la dulce espera… Pues sí, al final desespera. Cuando la cosa se alarga más de la cuenta empiezan a decirte lo de caminar, comer chocolate, comer picante, darte un revolcón y que se yo cuantas otras milongas que no sirven para nada. Yo me comí una tarta de dulce de leche y al día siguiente rompí aguas. Tiene tanta cientificidad como todo lo demás.
    Entre las cosas mal vistas que hice: nadar un kilómetro diario hasta la semana 41 (y hubiera seguido de no ser porque tenía que pagar un mes de abono), beber alguna que otra cervecita con alcohol (y lo he seguido haciendo con la lactancia), cargar con las naranjas y los tomates y no preparar el cuarto a mi retoño (de hecho, eso no ha cambiado: sigue siendo una zona de estudio y me temo que seguirá así algún que otro mes más).
    Pero tengo que reconocer que a mi los comentarios y las preguntas, en general, me agradaban.
    Por cierto, en la playa, el año pasado, nos embargó la misma sensación que a ti de “joder, el año que viene vamos a tener que bajar con carretilla”.
    Besazo!

    Me gusta

  6. ¡Me ha encantado! ¡Compartiré tu entrada pq es un resumen tal cual! ¡hahahaha!

    Alexandra tiene casi un año y todavía no tiene habitación así que imagínate los comentarios pesados del personal para lo que sirven. Si al final los bebitos no necesitan casi nada más que a su mamá y su papá. Yo he llegado a la conclusión de que la gente no sabe que preguntar y tira por el tema consumista pero ¡leñe! ¡que pregunten como me siento, mis emociones, mis dolores físicos, riámonos de que camino como un pato y déjate estar de si ya tengo todas las cosas que mi bebé no necesitará preparadas! 😉

    Me gusta

  7. jajaja, me ha encantado el post! He de decir que a mi la dulce espera se me hizo dulce…viviendo tan lejos de casa no había tanto conocido preguntando y agradecía ir mostrando el barrigón vía email a la familia…eso si, fueron dos embarazos en pleno verano…y yo parecía una fuente tanto sudar jeje. Pero me encantaba tener el bebe adentro, sobretodo la segunda que ya sabía qué iba a encontrarme cuando naciera! Me gusta tu blog!

    Me gusta

  8. No, no me lo han dicho, pero ten en cuenta que nadie sabe nuestra FPP. Eso sí, la vecina que me dijo lo de la luna llena me mira con sospecha porque no dí a luz cuando ella quería y como no dejo que me toque la barriga empieza a sospechar que la barriga sea de plástico.

    Me gusta

  9. Tuve un embarazo fantástico en líneas generales (la mega pesadez, las piernas hinchadas y esas molestias finales no te las quita nadie), pero me lo pasé entero pensando que estar embarazada estaba sobrevalorado, desde la semana 32 más o menos empecé a pensar que como aquello se alargara mucho más de la 38 me daba algo, creí que no echaría de menos esa barrigota ni de coña y ocho semanas después de parir se me saltaban las lagrimas al guardar ( puede que para siempre) la ropa de embarazada! Seis meses después añoro mi barriguita, no puedo dejar de mirar a las embarazadas que me encuentro por la calle y recordar como estábamos bebe y yo el verano pasado…

    Me gusta

  10. Me encanta tu blog y me parto con este post!!! Que razón tienes !! Hoy hago 34 semanas y hartita estoy de , uuuyy cuanto te queda?? Aun estas asi?? Madre mía, tienes una cara de preña!! A lo que yo asiento,sonrió y seguidamente le pregunto a mi marido… Básicamente como es una cara de preñada??? Así que darme paciencia para las próximas seis semanas porque como me deis fuerza , las reviento!!! Besos reina

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s