Barriga variable

Mi barriga cambia según quien la mire.

Hace unas semanas me reuní con un grupo de amigas, en ese momento me acusaron de ser una embarazada constrictor con una gran barriga. ¡¿Yo?! ¡¿Constrictor?! No, mi pandero panadero y los muslos que se me han puesto lo certifican. No soy una constrictor, quizás sí en mis sueños más atrevidos, por no en la cruda realidad.

Semanas antes, en un networking me dice un participante, mientras yo asaltaba la mesa del desayuno, “uy, estás a punto de dar a luz, ¿no?” pues estaba solo de 7 meses, poder podía pasar, pero no, no estaba a punto. En ese mismo evento, literalmente 4 minutos más tarde me dice otro asistente, mientras yo me metía en la boca trozos de queso como un hamster ,”estás de 4 meses, ¿no?”, cuando tragé los 7 kilos de queso que me había metido en los carrillos, le dije que estaba de 7 y me contestó que su mujer, a los 7 meses tenía mucha más barriga. Decidíos, ¿parecía que estaba de 9 y fuera a dar a luz encima de la mesa o tenía tan poca barriga que no merecía ni un asiento reservado?

El sr. Moderno me insiste en que sí tengo una buena barriga, que no una barriga exagerada, una barriga acorde con mis proporciones, pero yo me sigo viendo una barriga pequeña, entonces entramos en el metro y no me cuesta más que una mirada asesina que alguien se levante para cederle su asiento a mi buyate carnoso. Pues sí que voy a tener barrigón, porque no será que una dulce damisela como yo meta miedo con una mirada… no, no será.

El fenónemo se ha extendido a desconocidas en el barrio que cargan niños en brazos, será que no conocen el porteo. La semana pasada me dice una recién estrenada mami “estás a puntito a puntito ¿no?”. Como no me tocó la barriga le dí la razón, hablamos un poco y hasta la próxima. Pero no, no estaba a puntito, estaba acabando el 8º mes. Pero no me apatecía darle explicaciones a una madre con su retoño en brazos, no fuera que las hormonas le hicieran reaccionar mal.

Sin ir más lejos, hoy, pensaba otra vez la mar de feliz “pues no tengo tanta barriga”, teniendo en cuenta que me he vestido con una camiseta y una falda de mi yo no-embarazado, creía tener razón, hasta que me he visto reflejada en una ventana del metro “¿esa soy yo?”. Luego lo he confirmado en el reflejo del escaparate de una tienda, sí ese montón de carne soy yo.

Dejamos atrás esos tiempos donde el ginecólogo, que siempre era un hombre de regia reputación, cogía una cinta métrica y hacia lo propio con la barriga de la embarazada, la cual miraba esa cinta con ojos emocionados.

Seres no embarazados ¿por qué tenéis que comparar? La fisonomía de cada mujer es suya y de nadie más. Ni siquiera yo misma me puedo comparar con nadie.  Y no puedo porque miro hacia abajo y pienso “pues no tengo tanta barriga, si todavía me veo los pies”, claro que tengo un 43 y dejar de verme los pies es complicado. Supongo que si estuviera de trillizos, los pies no me los vería o se habrían hinchado tanto que, aunque si los viera, sería mejor no verlos.

Barrigas que crecen y decrecen a gusto del espectador ©hipsterbebe 2014

Barrigas que crecen y decrecen a gusto del espectador ©hipsterbebe 2014

Venimos de una época, no tan lejana, donde una mujer embarazada que engordaba 30 kilos, era una embarazada sana. Y de ahí el ¡pero qué gorda! que ya sabéis como me gusta que me lo digan. Las barrigas deben ser algo grande y generoso, que no dejen lugar a dudas, ni a su porteadora vivir tranquila. Una barriga de 9 meses pequeña es decepcionante, aunque la descendencia que contiene venga con 54 cm, si esa barriga no revienta de presión, no tiene gracia.

La fisonomía de las embarazadas poco importa. Además tampoco somos un país de pinos, aquí medir 1,72 cm es mucho, cuando la media es 1,70 cm. Tampoco le importa a nadie si tienes la espalda ancha o si eres de constitución delgada. Todos tenemos un experto dentro que nos hace dictaminar sin error “esa barriga es grande”. ¿Qué tienes una cintura ancha? No importa, si te digo que tienes poca barriga es que tienes poca barriga. ¿Qué eres bajita y con muchas curvas? Uy, esa barriga te va a llegar a los pies, porque yo te lo digo y punto.

Mi vecina del 3º me llegó a decir que se me veía demasiada barriga, sí, sí, como suena, demasiada. No se preocupa sra. Radiopatio, ahora en casa me quito un par de kilos. Pero no le dije eso. Le contesté que mi médico no me había dicho en ningún caso que fuera algo sobrenatural. “Vaya” contesta ella, creo que no entendió la ironía y se quedó decepcionada pensando que no iba a tener una minimodernidad de proporciones épicas.

Y vosotras ¿también teníais que aguantar ser una barriga variable?

Anuncios

16 comments

  1. Jajajaa… Todas queremos ser embarazadas constrictor ¡pero no podemos! A mí unos me decían que tenía mucha tripa, otros que no tanta… Pero las últimas semanas, cuando te engorde la cara ya verás como la gente se calla. Mis amigas me dijeron al tiempo que habían flipado con lo que había engordado y la cara que se me había quedado (engordé más de 20 kgs) Yo me dí cuenta de todo cuando empecé a ver fotos y aluciné. “¿Pero cómo no me dijisteis que estaba así de gorda?” Jajaja. Qué buenas amigas 😉

    Me gusta

  2. jajajajaja Oye, pues a ese que te decía que su mujer tenía mucha más barriga que tu, haberle soltado algo en plan “será que tu mujer está MUCHO más gorda que yo”. Te das media vuelta, y desapareces. muahahaha

    Me gusta

  3. Ayns! A mi eso también me molestaba mucho. Estando de cinco meses una señora me dijo que si era mi segundo hijo, que tenía mucha barriga para ser el primero. Y estando de 7-8 otra mujer me preguntó que “si llevaba twins” (anglicismo incluido). Señoras del mundo, que sepan que los vestidos de corte imperio marcan más (y que lo tengan en cuenta antes de opinar, por favor, porque sino al diagnóstico le va a faltar cierta cientificidad).

    Me gusta

  4. Si! todo el mundo opina de tu barriga cuando estas embarazada, señora ¿yo le digo lo que me parece su culo? ¿no? Pues a callar!
    Yo tenía un graaaan barriga ( y un gran culo y hasta una gran papada a juego, vamos que me puse cochinita) así que cualquier comentario me sentaba fatal!

    Me gusta

  5. En mi primer embarazo siempre me preguntaban si venían dos por el enorme tamaño de la panza. Además tuve diabetes y mi suegra siempre me decía que sí seguro que la niña tenía un tamaño normal. Y con mi enorme panza Alejandra solo peso 2,600kg y yo solo engorde 8 kg pero si la panza era descomunal

    Me gusta

  6. No entiendo por qué nadie deja en paz las barrigas preñadas.. con lo fácil que es vivir y dejar vivir! Que si la forma, que si el tamaño, que si la época del año.. callaos todos plastas! Y encima la embarazada no puede decirlo porque entonces queda como una borde.. uff!

    Me gusta

  7. Esperate a parir, yo aun tengo vecinos de la comunidad que aseguran que no sabía que estaba embarazada cuando ven al peque…cuando todos comentaban lo inmensa que era mi barriga… Variable es poco, la mía es mágica resulta que desaparece y aparece!! Jojojojo

    Me gusta

  8. Pues yo también tenía una barriga mutante porque para unos era enorme y para otros pequeña. ¿¡Por qué tenemos que opinar tanto todos!? Al final se me ha quedado todo grande porque me he puesto como una boa, constrictor, sí, pero con el niño ya fuera.
    Pasaba por aquí porque es un blog muy molón y te dejó un premio! Si te apetece recogerlo pásate por http://www.nuevemesesyundiadespues.blogspot.com.es/2014/08/and-oscar-goes-to.html
    ¡Un abrazo y ánimo con la barriga!

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s