DIY Discos de lactáncia lavables y molones

Hoy os traigo un DIY, un do it yourserlf, o en castellano: ¡esto lo hago yo en un rato!

En el mundo del embarazo y maternidad hay un millón de cosas por hacer y comprar. Una de ellas son los discos de lactancia.

Andaba yo por la semana 28 cuando un día noto unas gotitas en el pecho derecho, evidentemente pensé que me había mojado con agua. Tengo unos pechotes de una talla extra, es fácil que me manche porque hasta que me creció la barriga lo que me precedía eran mis lolas. Repaso mentalmente, no he estado cerca de un líquido, no puedo haberme manchado. Observo el pecho de cerca y ante mi sorpresa me encuentro unas diminutas gotitas saliendo del pezón.

¡CALOSTRO! ¿YA? ¿TAN PRONTO?

¿Sabéis la cara del grito de Munch en el Whastapp? pues esa era yo, amarilla y horrorizada.

Así que estas cosas pasan en la vida real. Comencé a recordar cuántas veces alguien había narrado la vergüenza de llevar el manchurrón circular de leche en la camiseta porque se le habían escapado unas gotitas.

Doble cara de horror.

Me lancé a la bloggosfera maternal y encontré un millón de comparativas de marcas, precios, formas y colores de discos desechables. entonces me encontré con discos lavables de tela monérrimos a morir, con diferentes telas preciosísimas y caros, teniendo en cuenta que durante la lactancia hay que cambiar estos discos varias veces al día es una compra inicial desorbitada para bolsillos mileuristas.

Un disco lavable es un disco de tela cosido con amor. Así que procedí a plantearme un DIY y hoy os lo traigo para vuestro disfrute y mayor economía doméstica.

Se necesita:

  • Una camiseta vieja de algodón. No es imprescindible pero sí recomendable.
  • Una toalla barata.
  • Tela de algodón con el estampado o color  que más os guste.
  • Tijeras.
  • Hilo del color que combine mejor con la tela de algodón estampada.
  • Aguja.
  • Alfileres.
  • Lápiz.
  • Un rollo de papel finiquitado.
  • Paciencia.
Materiales para los discos.

Materiales para los discos.

Pasos

1. Sobre la tela de toalla se coloca el rollo y marca la circunferencia con el lápiz. Los pechos suelen venir en pack de dos. Así que estas acciones se suelen realizar por pares. 2 pechos, 2 circunferencias.

Se marcan los círculos.

Se marcan los círculos.

¿Por qué un rollo? porque la zona exterior tiene 4 cm de diámetro y es el tamaño medio de un disco de lactancia desechable, si para vuestros pezoncitos 4 cm os parece poco, buscad un utensilio con un diámetro mayor. Por las redes he llegado a ver discos de 14 cm.

2. Se corta la tela.

3. Se repite el proceso en la tela de algodón molona y la camiseta vieja. De nuevo multiplica la acción por 2: 2 círculos de tela molona y 2 de camiseta vieja.

¿Para que la camiseta vieja? La tela desgastada es más fina y esta es la tela que va a estar en contacto con nuestros pezoncillos sobresaturados. Una tela nueva tiene las fibras duras y puede que los primeros días sean más incómodos.

Yo no usé la camiseta vieja porque, en algún momento de la limpieza del nido que llevamos sufriendo las últimas semanas y meses, la tiré. Nadie dijo que estar embarazada y tener ideas lúcidas fueran de la mano. En caso de no tener camiseta vieja corta 4 círculos de tela molona.

4. Monta montaditos tipo galletas Oreo. Capa de tela vieja, capa de toalla, capa de tela molona y átalo con un alfiler.

Un par de discos.

Un par de discos.

Ya que me ponía, en lugar de hacer un par de discos, hice 6 pares.

Unos cuantos discos.

Unos cuantos discos.

5. Cose el contorno de los discos.

Yo los cosí con hilo de algodón, lo importante es que el hilo sea suave para evitar rozaduras.

Yo los cosí con hilo de algodón, lo importante es que el hilo sea suave para evitar rozaduras.

Como colofón, se me murió la máquina de coser y tuve que ponerme a coser a mano. Nunca he dicho que lo mio sea la costura.

Y vosotras ¿os animáis?

Anuncios

16 comments

  1. ¡Me parece una idea genial! Yo no necesité muchos, sólo unos pocos los primeros días después del parto, pero igual esta vez pierde más el grifo, quién sabe… Siempre va bien tener por si acaso. Son chulos hasta para hacer un regalo 🙂

    Me gusta

    1. A ver qué me depara mi destino, primero estos chiquitines y luego si se necesitan, ya haré la versión de 14 cm.

      Sí, son chulos para regalar, pero es un regalo que pide paciencia para coser disco por disco.

      Me gusta

      1. Jajaja, sí que te ha causado impresión la experiencia.
        No pasa nada con que pruebes a ver si sale, pero no te lo vayas a mirar cada día. Se recomienda no estimular demasiado el pecho, si sale sale y si no pues nada, ya saldrá cuando nazca tu garbancito.

        Me gusta

  2. Pero que monisimos!! Ojalá se me hubiera ocurrido a mi esta idea porque yo use tantos que creó que deje sin existencias al Mercadona. Yo antes de parir no me paso pero después era como una fuente, yo no se los discos que usaba al día pero una barbaridad.

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s