Mi buena doctora

Esta entrada está motivada por la última revisión que he hecho con mi doctora. 1 hora ha tenido la buena mujer la paciencia de escuchar mis preguntas y mis peros. Tanto rato hemos hablado que ha salido hasta el tema de este blog.

Yo he salido descansadísima de la visita, pero a la cola que se ha formado en la sala de espera no creo que le importara un comino mi felicidad.

Porque cuando encuentras un buen médico tienes que agarrarte a ella como si no hubiera otra opción. Se lo he dicho a ella y lo digo aquí, mi doctora es un amor. Y los que me conocen saben que oírme decir esas palabras de un profesional es como ver al cometa Halley.

He tenido la ENORME suerte de encontrar una doctora que se ajusta a lo que yo espero. Y es que de un médico no esperamos otra cosa que nos dé la razón. Y aquí voy a explicarme, no es que yo crea aquello que se dice que somos nuestro mejor médico, porque yo sé lo que me duele, pero no porqué me duele o cual es el remedio.

Para que nos entendamos con un médico tiene que ajustarse a nuestra filosofía de vida y si no lo hacen, que nos de motivos de peso. Si a mi doctora le dijera que no quiero la epidural y ella me dijera que el parto natural es de salvajes, le hecharía un mal de ojo, se dice que las embarazadas tenemos ese poder si miramos mal a alguien, aprovechad para conseguir acojonar a los supersticiosos. Por el contrario, si yo quisiera la epidural y ella me dijera que el parto medicalizado es de flojuchas, escupiría bilis envenenada sobre ella.

Es importante que un doctor mantenga su criterio médico, porque en el momento P, de parto, es esa persona quien debe decidir, para eso se ha pasado 100 años estudiando y otros tantos practicando, pero que respete lo que nosotras queramos hacer con nuestro cuerpo y no se olvide de todo lo que se ha hablado sobre nuestro parto nada más entrar en acción. Y yo he encontrado eso y mucho más. Porque antes de tener que pelearme por conseguir cosas como hacer piel con piel, ella me lo ha ofrecido.

Versión ©Hipsterbebe 2014 de la buena doctora

Versión ©Hipsterbebe 2014 de la buena doctora

Tampoco nos pongamos radicales, esta redescubierta escuela de hacer piel con piel o sacar a tu descendencia con tus propias manos puede que nos guste a muchas, pero también hay a quienes no les hace ni puñetera gracia. Y tienen todo el derecho.

Otro aspecto es el feeling, aunque parezca una tontería. Por mucho que te guste el renombre de ese médico o buenas referencias que tenga, si no te gusta como persona, vamos mal. Esto es lo mismo que un jefe, yo he tenido jefes hiperprofesionales pero con los que no tenía nada que hacer si me encontraba en la tesitura de encontrármelos en el bar. Tu médico es la persona que va a tener que atenderte cuando tú estés maldiciendo a tu estirpe y cagándote en la madre que parió a la medicina moderna. Si en el momento crítico intuyes que no vas a estar cómoda con esa persona, búscate a otra.

Al fin y al cabo, cuando optas por el parto en casa haces entrevistas a las matronas y te quedas con la que más te encaja por su profesionalidad y por su manera de ser. No me imagino a nadie escogiendo a una matrona de las que te dan palmaditas en la espalda si tu detestas esos gestos de apoyo. ¿Por qué no vamos a hacer lo mismo con el médico?

En resumen, que con mi doctora me ha tocado el gordo y si mi doctora atendiera los partos en el Pirineo allí que me iba.

Y vosotras ¿cómo os fue con vuestros médicos?

Anuncios

18 comments

  1. Joer como entiendo tu “amor” por tu doctora. Lo mío con Eva (mi gine) fue amor a primera visita. Yo no soy muy exigente en temas médicos y siempre acabo con un “lo que me digas tu” que, como dices, para eso han estudiado 100 años. En la primera consulta le puse la cabeza como un bombo con las dudas (sobretodo del parto) y me espetó un: “Tú preocúpate de disfrutar tu embarazo que del parto ya me preocupare yo, ese es mi trabajo.” Nos pareció tan humana y profesional que casi nos hacemos amigas jajaajjajaja Yo soy de esas que hubiera escupido bilis si me hubiera dicho que no me ponía la epidural 😉 El feeling es lo mas importante, esa persona junto con tu pareja, te acompañará en el momento mas importante de tu vida. Ánimo!!!!!!! 🙂

    Me gusta

    1. Claro, es que yo no me quiero imaginar pasando el parto con un médico que ya en las visitas no me encajaba o no dialogaba… y no he dicho nada de la matrona, que la he conocido hace poco. ¡Qué equipazo junto con el sr. Moderno!

      Me gusta

  2. Ay, yo te entiendo perfectamente. Mi antigua ginecólaga me encantaba, yo estaba contentísima con ella. La que tengo ahora no está mal, es buena, pero tenía mucho más feeling con la anterior. Y tienes toda la razón, en esos momentos en que echas sapos por la boca es muy importante sentirse cómodo con tu médico 🙂

    Me gusta

  3. ¡Qué suerte! Yo me paseé por más de un médico hasta quedarme contenta. Estoy de acuerdo con lo del feeling.

    Aunque como le decía el otro día a mi madre…¿¿por qué nuestro médico de cabecera de toda la vida no es ginecólogo??!!! Yo quiero con él!! A dónde sea!!! Es de los que te dice las cosas claras, sin dramatismos, su frase favorita es “mira hija, lo que tu tienes es estrés”(y el jod…tiene razón)… pero también es sensible, te escucha y sobretodo te lo explica todo todo todo, 3 veces si hace falta. Es un encanto. Si pudiera estar en mi parto, como si me pide hacer le pino puente, yo le hago caso. ¡Enhorabuena y felicidades para la doctora!

    Me gusta

    1. Jajaja, ya me veo la escena. Tú haciendo el pino y la descendencia naciendo como salida de una fuente ¡plop!

      Lástima que los médicos tengan especialidad, porque algunos valdría la pena meterlos en el bolso.

      Me gusta

  4. Sí, yo fui recomendada a la mía y con la mía me quedo también. se queda contigo el tiempo que haga falta… eso sí, ¡¡hasta que te toca turno te puedes morir!! Más vale que te vayas mentalizada o mueres… Recuerdo un día que me tocó la última cita a las 7 de la tarde y me atenidió a las 20:45 (era la primera vez) y después… entendí porqué 😀

    Eso sí… no me ha hecho prueba de embarazo y me estoy desenamorando un poquito…

    Me gusta

      1. Efectivamente, ha alimentado la paciencia de Futuro Papá en lugar de aliviar mis nervios.

        Por lo demás, es la única doctora que me ha tratado con cariño, que sabe lo que dice y que te lo explica hasta que no te queda ninguna duda.

        Me gusta

  5. Te doy toda la razón. Nosotros también tuvimos mucha suerte con super gine. El chico es joven, guapo, simpatico y nos atendió genial, sin agobios. Tras el parto vino varias veces a mi habitación e incluso cogió a futurible con amor. Vamos que no lo cambio!

    Me gusta

¡Modernea el post y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s