Mes: marzo 2014

Conocimiento urbano compartido

Estoy en el 5º mes. Aunque se me hace raro hablar en meses ahora que mi vida y la de mi descendencia se mide en semanas. Hace 6 semanas que empecé con este blog y empecé a leer, en la medida que mi trabajo me lo permite, otros blogs de madres. Hace 6 semanas que se me marca la barriga, provocando que vecinos y curiosos me miren la barriga como si fuera a crecer ante sus atónitos ojos.

En estas 6 semanas he aprendido mucho, sobretodo sobre la ignorancia infinita. Nuestros amigos comparten dudas y por edad están bastante exentos de muchas creencias populares, pero familia, conocidos y desconocidos comparten sus conocimientos leyendas urbanas sobre el embarazo.

Niña, tú hazme caso a mi, que yo de esto se mucho. Embarazo, consejos, leyendas urbanas.

Niña, tú hazme caso a mi, que yo de esto sé mucho.

He aquí una recopilación de burradas:

El atún es mercurio puro. Da igual que lo comas una vez al mes o 3 veces al día, eres mala madre porque el atún es malo y vas a tener un bebé con 3 ojos.

El llamador de ángeles. Da igual que seas supersticioso o no, no importan tus creencias religiosas, ni cuales sean tus valores. Te cuelgas un cascabel del cuello y tu progénie tendrá buena suerte. Si nace, resulta que tiene el ojete cerrado y tienen que operar con 5 minutos de vida, es porque eres mala persona y no te pusiste el puñetero cencerro colgando. Si con 16 años se rompe un hueso haciendo el imbécil, como todo adolescente, es porque no te pusiste el jodido badajo.

El jamón serrano es malísimo. Da lo mismo que tu doctora te haya dicho que es casi imposible que pilles la toxoplasmosis, porque los controles sanitarios hoy en día son efectivos y, sobretodo, porque el jamón se prepara en fábricas bajo unas correctas condiciones higiénicas. Da igual que, a pesar de esas condiciones higiénicas, te haya aconsejado congelarlo y lo hayas hecho. Da igual. Si te ven comiendo jamón serrano eres mala persona y peor madre.

Eso de no comer embutidos es una tontería. Te lo van a decir madres, abuelas, la vecina de 6º y tu tía macro-vegana. Ellas han comido todas las partes del cerdo en todas las formas posibles y sus hijos son fuertes como robles. Ellas son madres y saben más que cualquier medicucho especializado en embarazo porque han parido entre 1 y 3 veces, eso le gana a cualquier médico que haya asistido cientos de embarazos y partos.

Gatos. Todos los gatos tienen toxoplasmosis. Tienes que buscar un nuevo hogar para los gatos, no se pueden quedar en casa. Los gatos son celosos. Si mis gatos lo llevan peor o mejor es asunto del Sr. Moderno y mío, gracias. En cualquier caso, los gatos forman parte de nuestra casa, tarde o temprano me los encontraré lamiéndole los dedos a la minimodernidad y no por ello voy a bañar a la criatura con desinfectante ni a cortarle la lengua al gato.

Perros. Los perros muerden. Pueden atacar a tu bebé. Por ello se les conoce como el mejor amigo del hombre, porque se comen a tus hijos. Da igual que tu perro tenga 20 años, esté ciego y tenga la energía de un perezoso reumático para desplazarse. Da igual que sea parte de tu casa desde hace 7 años, sea el perro más fiel del mundo, te traiga las zapatillas y una copa de vino cuando llegas a casa. Da igual que tengas un chihuahua que no levanta un palmo del suelo y en lugar de ladrar emita ultrasonidos. ¡Ten cuidado! ¡Va a morder a tu descendéncia! ¡Cogerá la rabia! ¡Vamos a morir todos! (Nosotros no tenemos perro. Esto le ha pasado a una compañera que sí tiene perro).

Ir con la barriga destapada. El feto coge frío. La piel de la barriga absorbe más toxinas que el resto del cuerpo. Los vasos sangíneos van directos a tu criatura y toda la polución la absorbe. En este caso, también eres mala madre y te nacerá con 6 dedos en cada mano. Casi que en este caso ni me canso, llevo unos meses trabajando con un equipo de químicos especialistas en la piel, podría daros un speech, pero os aburriría. Llevad las barrigas al viento si os apetece, pero poneos protector solar factor total ultra mega plus de la heavy.

No puedes hacer ejercicio. Ni se te ocurra correr, se te puede caer el feto. Pero te tienes que mantener en forma mágicamente, ir a las clases de aquagim para preñadas y hacer yoga, ninguna de estas cosas cuenta como hacer ejercicio.

No volverás a tener tu talla. Te cambia el cuerpo y te quedas con el peso que has cogido de más. Y con cada embarazo ganas esos 14 kilos otra vez, ni haciendo la dieta de la alcachofa vas a volver a tener esa (rellenar con tu talla) que tenías. De nada sirve que tengas una educación gastronómica, que sepas distinguir un carbohidrato de una proteína, o que tengas un huerto urbano. “No seas tonta niña, no te vas a quedar con tu talla” te dicen y acto seguido se comen un donut.

Otro día ya hablaré de las burradas que dicen los hombres. Sean padres o no.

Y a vosotras ¿qué burradas os dicen o decían? ¿Qué leyendas urbanas se sacaban de la manga para meterse con vosotras?

Anuncios

No le enseñes a tus hijos a decir “LO SIENTO”

Leyendo este artículo me ha dado por pensar en la importancia de enseñar valores y no en formas hechas de educación.

Pensaba, por ejemplo ¿cuántas veces me obligaron a pedir perdón cuando yo creía haber hecho lo correcto? Sin hacer el esfuerzo de explicar el porqué.

La Disciplina Positiva

La profesora de pre-escolar Ann Hardesty McKinley comparte su método para enseñarle empatía a sus preescolares. Los niños a esa edad no entienden las palabras “lo siento”, ella nos dice, “entonces, les enseño lo que lo siento significa”.
Yo soy la peculiar profesora de pre-escolar que no obliga a los niños a decir “lo siento” cuando lastiman a un compañero con palabras o acciones. Lo que si hago, es que le pregunten a su compañero, “estas bien?” Algunas veces la respuesta es “Si”, pero la mayoría de las veces es “No”. Después les digo que vayan y pregunten: “Que puedo hacer para que te sientas mejor”, en ese momento, les hago sugerencias de que hacer: “Necesitas ayuda para reconstruir tu torre de bloques? Necesitas un abrazo? Una toalla de papel mojada haría sentir mejor el dolor de ese golpe? Quieres que te deje solo?”. Se que esto funciona porque pasamos…

Ver la entrada original 54 palabras más

Soy una barriga

Hola, antes me llamaba Sra. Gafapasta, ahora soy una barriga.

Perdí mi identidad hace unas semanas, cuando hicimos oficial el embarazo y se corrió la voz.

embarazada, barriga, consecuencias

Yo sabía que las barrigas tienen algo magnético, la gente deja de mirarte a los ojos, pasan a mirarte la barriga y poner sonrisita de alelao. Tenía su gracia, pero cuando te pasa en primera persona toma otro tono. Hay chicas a quien les encanta que todo gire a su alrededor, son soles con atracción propia, los curiosos orbitan en su sistema solar. No es mi caso.

Para quien no lo sepa existen una serie de preguntas obligatorias, si al ver una embarazada no las haces te pueden pasar cosas terribles.

  1. ¿Ya sabes si es niño o niña?
  2. ¿Ya tenéis nombre pensado?
  3. ¿Para cuándo viene?
  4. ¿Y de qué color vais a pintar la habitación?

A nosotros, que no vamos a anunciar el sexo ni el nombre, creen que nos van a pillar con el color de la habitación. ¿Álguien se piensa que la vamos a pintar de rosa o azul? Van apañados. La pregunta del color de la habitación es algo que me ha pillado por sorpresa, no pensé que pintarla de un color era algo que hacía todo el mundo. Como la habitación de la futura modernidad es pequeña y da a un patio de luces (preciosas vistas dónde las haya) vamos a pintar de blanco, cosa que desconcierta a nuestros interlocutores aún más.

Y a vosotras ¿qué preguntas os hacen?